El casi medio millar de casas de turismo rural de Galicia que no registren actividad o estén cerradas serán dadas de baja en el censo autonómico, una estrategia con la que Turismo pretende evitar la pérdida de visitantes que se topen con el silencio a la hora de tratar de contratar servicios a negocios aparentemente operativos.

La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, avanzó ayer en el Parlamento las principales líneas de actuación de una estrategia específica para este sector, que asumirá un sistema de calidad de estrellas similar al del resto de hoteles. El turismo rural en Galicia cuenta con 488 negocios y capta al 4,7% de turistas. "No puede ser que alguien llame a un establecimiento para reservar una experiencia y esté cerrado", indicó Castro, informa Europa Press.