Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los contactos con el exterior los delataron

El pasado fin de semana la Guardia Civil asestó un golpe definitivo a Resistencia Galega, con la detención de sus dos líderes en un centro comercial de Vigo y de otros dos supuestos colaboradores con los que se reunieron esos días, pernoctando al parecer en casa de uno de ellos.

Fueron los contactos con el exterior los que los delataron, y no su bucólica existencia en Fornelos. Las fuerzas antiterroristas tenían en su punto de mira a uno de los colaboradores, que les habría llevado directamente al punto de reunión con los cabecillas. Ni "Toninho" ni Asunción ofrecieron resistencia. En sus mochilas no llevaban documentación, pero la Guardia Civil ya les había identificado.

Con sus líderes en prisión y sin apoyo social, Resistencia Galega -considerada la última banda terrorista española- se considera prácticamente extinguida, según los expertos.

Compartir el artículo

stats