PP y En Marea tienen derecho a dos y un senador por sus resultados electorales de 2016. Cada grupo debe registrar su propuesta, sometida a votación en pleno -se celebrará el martes- con un sistema que impide vetos. Se incorporan los tres nombres a una papeleta y cada diputado puede introducir su elección en urna, abstenerse o votar nulo. Estas dos últimas opciones sirven para evidenciar el rechazo a los elegidos, como sucedió con Manuel Fraga en 2008 -no lo apoyó el PP por tachar la apuesta del BNG- o Modesto Pose en 2016 -hubo abstenciones en el PSdeG-.

La división de un grupo con dos candidatos es inédita: ¿prevalece el que apoya el portavoz parlamentario o el respaldado por la mayoría de diputados? La cuestión no está regulada. Los críticos creen que el acta de la votación de ayer blinda a Sande, pero si Villares registra también a Candedo serán los letrados de la Cámara quienes decidan. El plazo expira el viernes a las 13:30 horas.