Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivenda solo abonó el 20% de las ayudas al alquiler previstas para todo 2018

El elevado volumen de solicitudes -casi 12.000- retrasa la tramitación de las subvenciones

Una inmobiliaria en Ourense. // Iñaki Osorio

Cuatro meses después de que finalizase el plazo para la resolución de las ayudas al alquiler de la convocatoria de 2018, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda solo ha abonado de momento el 20 por ciento de las cuantías presupuestadas al amparo del Plan de Vivienda. De la partida anual de 3,7 millones de euros se han pagado solo 700.000. Casi 12.000 gallegos solicitaron estas subvenciones que se otorgan por concurrencia competitiva, es decir se van concediendo por orden de prioridad, en función de los ingresos de la unidad familiar, hasta que se agote el crédito.

Con los precios de los alquileres disparados, la Xunta ha recibido una avalancha de solicitudes que ha desbordado al Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) y está ralentizando la tramitación de las ayudas.

La convocatoria de 2018 salió ya con retraso, debido sobre todo a que el Gobierno tardó en aprobar su Plan de Vivienda. El plazo para solicitar las ayudas no se abrió hasta junio pasado y se cerró el 31 de julio. Luego la Xunta disponía de cinco meses para resolver la concesión de estas subvenciones. Es decir, a finales del pasado año debían estar concedidas.

Sin embargo, el Gobierno gallego no empezó a abonar las primeras ayudas hasta febrero de este año. Y, según la Consellería de Medio Ambiente, en la actualidad van pagados más de 700.000 euros. No precisan cuántos beneficiarios han recibido ya los pagos porque explican que "hasta que entregan toda la documentación, se constata su validez y se hace efectivo el desembolso no pueden computarlos".

A pesar de las demoras, los beneficiarios tendrán derecho a cobrar la subvención con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2018. La cuantía máxima será de 250 euros mensuales.

Estas ayudas, que se activaron en el último Plan de Vivienda, cuentan con un presupuesto de 14,8 millones de euros repartidos entre 2018 y 2021 -lo que supone 3,7 millones anuales-.

Muchos de los solicitantes se quedarán sin subvención puesto que el número de peticiones triplica la cifra de 4.200 perceptores que calculaba la Xunta en función al crédito disponible.

Estas subvenciones están dirigidas a todos los hogares aunque habrá tres colectivos preferentes: mayores de 65 años, menores de 35 y familias numerosas.

Para beneficiarse de las ayudas no se podrá superar el umbral de renta de 1.342 euros mensuales, un límite que se ampliará en el caso de las familias numerosas.

Con carácter general la subvención será del 40 por ciento de la renta del alquiler, salvo en el caso de mayores de 65 años y jóvenes que recibirán hasta el 50 por ciento. Y la Xunta pagará la ayuda directamente al casero.

Compartir el artículo

stats