Desde la noche del lunes, las llamas han calcinado en Galicia, casi la mitad que las 2.608 que ardieron todo el año pasado, el dato más bajo desde 2014. Tras dos días de lucha, los servicios de extinción lograron estabilizar el primer gran fuego del año en la comunidad, originado en Dodro y trasladado luego a Rianxo, zona en la que las llamas calcinaron 850 hectáreas, según el balance de la Consellería de Medio Rural, si bien efectivos sobre el terreno elevaron a 1.155 la afectación.

Este es el incendio más voraz del año. Los efectivos de la Xunta, Gobierno central y resto de equipos municipales lograron estabilizarlo al mediodía de ayer, lo que supuso que ya no había ningún frente de llama activo. Además, también se desactivó por la mañana el nivel de alerta 2, decretado el martes ante la cercanía del fuego a las casas, lo que generó "horas de pánico", según los vecinos e incluso obligó a desalojar dos colegios.

Incendio de Rianxo | Este es el balance final de lo sucedido

El calor que llegó a la comunidad el lunes y, sobre todo, el viento de nordés desde ese día fueron determinantes en la rapidez de propagación de ese fuego y en la aparición de las llamas en las provincias de Ourense y Pontevedra. En el caso de Dodro, el servicio de extinción vincula la causa a una chispa de una torre de alta tensión.

"No vi las chispas, pero las vio un compañero que llegó cinco minutos después", declaró ayer a este diario Manuel Martín Azpiazu, agente forestal de la comarca de O Salnés y el primero en llegar al punto de origen de este incendio. "Llegué y habrían ardido ya mil metros justo debajo de un punto de alta tensión", relató. Así lo expuso ante la Policía Autonómica y la Guardia Civil, para esclarecer el origen del suceso, que tuvo el punto de inicio en la parroquia de Lariño (Dodro).

El viento fue determinante para no poder atajar las llamas antes. "Hubo rachas de 70 kilómetros por hora y dirección cambiante. Fue un desmadre. Son de los incendios más difíciles de controlar. Es fácil que se te escapen, como se nos escapó", contó antes de destacar que el fuego saltase la autovía de O Barbanza, que fue cortada temporalmente.

El viento amainará ligeramente hoy en el sur de Galicia, pero se mantendrá similar a la jornada de ayer en la zona de Rianxo, pues está activada la situación de riesgo en el litoral coruñés, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Los termómetros seguirán registrando altas temperaturas, que en Ourense podrían llegar a 27 grados, lo que no rebaja el riesgo de que se originen más incendios.

Martín también reconoció que en el inicio del incendio de Dodro-Rianxo los medios de extinción eran los correspondientes a un día ordinario. "El despliegue fue espectacular, pero al día siguiente", matiza, recordando la dificultad de la extinción por la noche ante la imposibilidad de disponer de los seis medios aéreos que intervinieron en esas tareas.

Trabajaron allí dos técnicos, 43 agentes 42 brigadas, 29 motobombas, cinco palas, siete helicópteros, cinco aviones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias.

En toda la comunidad, el dispositivo de extinción sumó casi 3.000 efectivos y ayer logró controlar el principal fuego que afectaba a la provincia de Ourense, situado en O Barco de Valdeorras , donde ardieron 121 hectáreas, según el balance de la Consellería de Medio Rural.

El departamento dirigido por José González también consideró extinguidas las llamas en Chandrexa de Queixa y en Calvos de Randín, donde ardieron 70 y 7 hectáreas respectivamente. Medio Rural atribuyó este último incendio a un foco originado en Portugal, si bien miembros de las emergencias de Ourense sostienen la versión opuesta.

Pontevedra

La provincia de Pontevedra también se vio afectada por fuegos que afectaron a tres concellos de la comarca de Condado-Paradanta. Ponteareas fue el más afectado con 10,5 hectáreas afectadas en la parroquia de Celeiros, donde se extinguieron las llamas a las 17.10 horas. Allí participaron tres agentes, siete brigadas, cinco motobombas, dos técnicos y tres helicópteros. En la parroquia de Padróns se mantenía activo otro incendio al cierre de esta edición. En las localidades de As Neves y Arbo también se produjeron pequeños focos de llamas durante el día de ayer. Se cree que son intencionados.

16

Incendios en Galicia | Afectados por el fuego en Cotobade: "Si arde así en marzo, no sé qué pasará en agosto"

A estos incendios se unen los producidos entre el lunes y el martes en Boborás, donde ardieron 18 hectáreas, y los concellos coruñeses de As Pontes (22 has), Lousame-Noia (78) y Mañón (26).