Todos los grupos del Parlamento gallego -PP, PSOE, BNG y En Marea- votaron ayer a favor de "mantener como requisito" el conocimiento del gallego para obtener un empleo en la función pública en la comunidad, tanto en la administración xeral autonómica como en la docencia. Asimismo, dieron luz verde de común acuerdo a que el dominio de la lengua cooficial, en "igualdad de condiciones con el castellano", sea "obligatorio" en etapas educativas en la que sea una asignatura.

No obstante, el PP se desmarcó de otro punto de la iniciativa promovida por los socialistas: derogar el decreto del plurilingüismo en educación no universitaria, y este aspecto no salió adelante. El encargado de defender la moción fue el socialista Luis Álvarez, quien volvió a afear la "ley de lenguas" que llevará el PP estatal en su programa para que el conocimiento del idioma cooficial no sea un requisito para acceder a la función pública.

El Grupo Popular también rechazó tomar en consideración una ley para regular la actividad de los grupos de presión en Galicia, como pedía el PSdeG con el apoyo de BNG y de En Marea. Entre otras cuestiones, los socialistas exigían hacer públicos los contactos de la Administración con estos actores al elaborar normas, para evitar el riesgo de que lleguen a un exceso de capacidad de influir en las decisiones.