Anova mantiene el suspense sobre el final de En Marea. Lanza un último intento de reconducir la situación y evitar la ruptura entre las dos facciones de la primera fuerza de la oposición en Galicia, la liderada por Luís Villares, y la integrada por Podemos, EU, la propia Anova y los alcaldes del cambio. Apostó ayer por "fórmulas flexibles", sin especificar cuáles, para crear "un frente amplio" para las elecciones generales del 28 de abril. Remarcó la importancia de mantenerse unidos para contribuir a frenar el avance de la derecha en España.

Anova no aclaró explícitamente si cierra la puerta de forma definitiva a acudir a las elecciones generales bajo el paraguas de En Marea. Ayer reunió a su Coordinadora Nacional en Santiago de Compostela, y asistieron entre otros el fundador del partido Xosé Manuel Beiras, su actual líder, Antón Sánchez y el diputado en el Congreso Miguel Anxo Fernán-Vello.

Anova no cita explícitamente a Esquerda Unida o Podemos o a En Marea, pero sí apuesta por un frente amplio que dé continuidad al trabajo realizado por AGE (Alternativa Galega de Esquerdas que integró a Anova y a EU), las mareas municipalistas, el Acuerdo de Mazarelos, suscrito para lanzar la coalición con la que concurrieron en las últimas elecciones generales y la Asamblea de Vigo, en la que con la excepción de Podemos decidieron convertirse en partido instrumental.

Anova se mantiene en la ambigüedad y no se posiciona sobre presentarse como partido, como defiende En Marea de Luís Villares, o como coalición, por la que abogaban EU y Podemos, y por la que también apostó inicialmente esta formación nacionalista.

Anova defiende seguir apostando por "la unidad entre diferentes", siempre que se comparta un "mínimo común denominador" en torno a la apuesta por la "ruptura democrática en el Estado español, la defensa de las clases subalternas, el reconocimiento de Galicia como nación con derecho a decidir".Ante esto, insta a "sumar sin sectarismos". "En un contexto político e histórico en el que vemos cómo Atila cabalga de nuevo debemos sumar, sin sectarismos, con contundencia y sin concesiones al conformismo y a la renuncia", remarca.

El portavoz de En Marea, Luís Villares, por su parte, reivindicó que la "fórmula más integradora" es la que ofrece esta formación, en la que la "ciudadanía es la protagonista", frente a la coalición que defienden fuerzas como Podemos o EU.

Ante la posibilidad de que Anova, Podemos y EU opten por presentar una candidatura alternativa a En Marea, Luis Villares defendió que el "partido instrumental es una apuesta ética, democrática" y el que mejor representa el espirítu del 15-M, que apostaba por "superar dinámicas de partidos para ir a espacios ciudadanistas, los partidos tienen que contribuir pero los protagonistas son los ciudadanos".

Así, incidió en que "la propuesta alternativa a la de En Marea no garantiza ni primarias ni acceso de la ciudadanía a esas primarias" y defendió "puertas abiertas" e "integrar a todo el mundo".