Todos los grupos de la oposición en Galicia cargaron ayer contra el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, por su presencia en la manifestación convocada por PP y Ciudadanos -con el apoyo de Vox- en Madrid en rechazo a la política de Pedro Sánchez, una protesta que coincidió con la celebrada en Santiago de Compostela contra la política sanitaria del Gobierno gallego.

En primer lugar, el portavoz de En Marea, Luís Villares, pidió la dimisión del máximo mandatario autonómico al considerar que "quien no está dónde tiene que estar" debe "dimitir".

En esta línea, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, se refirió al regreso "inopinado" del presidente autonómico de su viaje institucional y lamentó que "no tuvo que ver con atender a las demandas de la manifestación en Santiago contra los recortes en la sanidad".

La líder del BNG, Ana Pontón, ha dicho sentir "un poco de vergüenza" de que Feijóo vaya "a hacer bulto a Madrid a demostrar su subordinación a Casado" y a estar "de ganchete con la extrema derecha".

Ante las críticas, el portavoz popular, Pedro Puy, quiso erigir las protestas de la capital española en una "forma de expresión" de la sociedad y un "toque de atención" al Gobierno de Pedro Sánchez.