Los grupos aprobaron por unanimidad en el Parlamento, a propuesta del PSdeG, reconocer y declarar la "honorabilidad" de la institución de la masonería y apoyar el derecho de sus miembros "a defender sus ideales en el marco de un ordenamiento democrático que, como el español, ampare el ejercicio de los derechos de libertad de conciencia y pensamiento, un objetivo que debería extenderse a todos los países del mundo".