La Xunta priorizará su denuncia de la “falta de respeto” a Galicia en los presupuestos estatales frente al debate competencial, que abrió su propio presidente, Alberto Núñez Feijóo, cuando avanzo que exigiría el mismo techo de autogobierno que Euskadi, con la que el Ejecutivo central abrió una negociación sobre 33 posibles traspasos.

Ese proceso, con el que el Gobierno del socialista Pedro Sánchez quiere conseguir el apoyo del PNV a sus cuentas de este año, no “servirá de coartada”, en opinión de Feijóo, para retirar del foco la caída del 19% en la inversión territorializada correspondiente a Galicia, que con 757 millones de euros recibe la asignación más baja desde 2002 en este capítulo.

Aunque Cataluña y Comunidad valenciana ganan más de un 50% de recursos respecto al presupuesto del año pasado, el Gobierno esgrime que la dotación de Galicia incluye las partidas que pueden ejecutarse.

“Nosotros a lo nuestro: presupuestos del Estado, dinero que nos deben del 2018 [en alusión a 198 millones de IVA retenido por Hacienda] y transferencia de la AP-9”, expuso Feijóo esta mañana en Santiago, informa Europa Press.

Mientras, la oposición lanza varias iniciativas en el Parlamento para tratar de mostrar lo que consideran falsa posición autonomista de Feijóo, al que reprocha exigir mismo techo competencial que Euskadi o Cataluña tras diez años de mandato sin lograr una nueva cesión y sin haber mostrado esa posición cuando el Ejecutivo central de Mariano Rajoy (PP) se sentó a negociar con el PNV en 2017 el mismo paquete de traspasos para también lograr su apoyo a los presupuestos generales.

El portavoz de En Marea, Luís Villares, avanzó que pedirán a la Xunta reclamar diez transferencias, entre las que se encuentran, tráfico y seguridad vial, servicio de cercanías ferroviarias, ordenación del sector pesquero, seguridad marítima, puertos de interés general, inspección de trabajo, salud penitenciaria y gestión de becas.

“No se puede ser autonomista y centralista al mismo tiempo”, retó Villares a Feijóo.

Los socialistas elevan a 30 las reclamaciones competenciales, según expuso hoy el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, entre las que incluyó la AP-53.

Misma postura mostró la nacionalista Ana Pontón, para la que Feijóo deberá mostrar ahora su compromiso autonomista tras pedir el mismo autogobierno que las otras dos nacionalidades históricas. De no hacerlo, añadió, evidenciará su “travestismo político”.