El informe resalta el hecho de que cada vez es mayor el porcentaje de personas tituladas que ya tenía empleo antes de comenzar el ciclo. Solo en los dos últimos años pasó de un 14 a un 15,7 por ciento. Según el estudio, este dato indica que el perfil del alumnado que cursa FP "tiende a cambiar".

De ese modo, asegura que la FP "no atrae solo a estudiantes que optan por esta vía de formación reglada o personas desempleadas, sino cada vez más a personas que desean mejorar su puesto de trabajo o cambiar de sector aunque ya dispongan de empleo". Son los titulados más mayores los que tenían empleo en mayor proporción al iniciar el ciclo: en los de 30 años o más, trabajaba el 37,9%, mientras que descendía a un 6% en los menores de 24.

Más del 77% de los titulados de FP en el curso 2015-16 obtuvo algún empleo en los dos años posteriores y, entre ellas el 73,8% lo obtuvo en menos de seis meses. De hecho, un 5,3% lo logró mientras estudiaba, según la encuesta. El 30,7% de titulados que hallaron empleo tras acabar estudios lo hicieron a través de la empresa donde realizaron el módulo de prácticas.