Las visitas al Pórtico de la Gloria se reanudarán el 2 de enero, tras finalizar las tareas de conservación y la instalación del cerramiento estanco para proteger al monumento de la suciedad y la contaminacón de las obras que se acometerán en el interior del templo. En esta ocasión, la entrada al Pórtico será guiada y costará 12 euros. Solo se establecerán unas horas a la semana para hacer tours gratuitos, que serán de menor duración.

Esta portada románica, obra del Mestre Mateo, estuvo más de una década escondida tras los andamios mientras duraron las complejas obras de restauración, que lograron devolver parte del color original a las figuras. Se abrió al público de forma gratuita durante el pasado verano, lo que generó grandes colas en la Praza do Obradoiro para poder contemplarlo. A finales de septiembre se cerró de nuevo, para proteger al monumento de las obras que están previstas en el interior de la Catedral y organizar el sistema de visitas.

Aunque estaba prevista su apertura ya a principios de diciembre, finalmente se retrasará hasta el 2 de enero. Según explica, la Fundación de la catedral de Santiago se ha llevado a cabo la colocación de la estructura de madera que protegerá el Pórtico de la intervención en los paramentos interiores de la basílica, lo que supondrá aislar el nártex del resto del templo.

También se ha realizado un concurso para elegir a la empresa encargada de gestionar la venta de tiques. Las entradas se podrán comprar a partir del día 2 de enero en la taquilla del Museo de la catedral o en la web www.catedraldesantiago.es.

En cuanto a las invitaciones para acceder de forma gratuita, los interesados deberán acudir a la Casa del Deán y hacer cola. Se atenderá al público de lunes a sábado entre las 19 y las 20 horas. Cada día se entregarán por riguroso orden de llegada las invitaciones para el día siguiente. Los vecinos de Santiago podrán recogerlas el sábado para visitar el Pórtico el domingo y los demás para el tour del lunes.

Por otra parte, las obras de rehabilitación que se llevan a cabo en la catedral de cara al próximo Año Santo obligarán a cerrar las cubiertas. El 31 de diciembre será el último día de visita.