Las plantillas de la Policía Local en Galicia han tenido que hacer frente, tras el estallido de la crisis, a la congelación de oposiciones. Una situación que ha impedido cubrir tanto las vacantes como las jubilaciones y, en consecuencia, uno de cada cinco concellos con unidades de seguridad tiene más del 30% de las plazas vacías. Desde el Gobierno central, el Ministerio de Defensa se propone dar un balón de oxígeno a los ayuntamientos con Policía Local. La propuesta es que militares de Tropa y Marinería pasen a formar parte de los equipos de seguridad municipales, tal y como acordaron ayer la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero.

Una de las vías de cooperación que ayer mismo comenzaron a estudiar en el departamento que dirige Robles es la incorporación a la vida civil de activos profesionales del Ejército, que pasarían a engrosar mediante cupos adicionales las plantillas de policías locales. "Con esta iniciativa se busca aprovechar la experiencia de las Fuerzas Armadas", detalló Caballero tras la reunión.

El también alcalde de Vigo avanzó además que los militares de Tropa y Marinería que concurran al proceso -en Galicia son unos 4.000 los efectivos- no competirían con los efectivos que se incorporen como agentes, en virtud de las tasas de reposición previstas y las que se articulen en función de la jubilación anticipada de policías a los 59 años. Esta última estaba prevista por el Gobierno de Rajoy ya para el año pasado pero finalizado el primer semestre todavía la reforma no echó a andar. Este mismo mes, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, se comprometió con Caballero a que la jubilación de los agentes locales a los 59 años entre en vigor en enero del próximo año.

No es la primera vez que el Gobierno busca en las Fuerzas Armadas un refuerzo al déficit de empleados públicos. Ya ocurrió a raíz de la huelga de los examinadores de Tráfico el verano pasado, que llevó a la DGT a convocar 100 plazas de estos profesionales para militares que por razones de edad han terminado sus funciones en el Ministerio de Defensa. Y es que la condición de temporales de los efectivos de Tropa y Marinería les aboca a abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años.

"Si los ayuntamientos somos Estado, vamos a cooperar en asuntos de Estado", defendió el presidente de la FEMP tras reunirse con la ministra de Defensa. En los próximos meses, se procederá a la concretar de las bases de esta cooperación entre ambas administraciones. Por su parte, Margarita Robles destacó que los militares de Tropa y Marinería "cuentan con una formación, una experiencia profesional, unos valores, una vocación de servicio muy útiles, en un momento en el que los retos de seguridad de los ciudadanos".

"Queremos que la experiencia adquirida tanta y siga teniendo utilidad en favor de los ciudadanos", argumentó Caballero. Para ello, FEMP y Defensa acordaron estudiar la firma de un convenio que facilite a las corporaciones municipales hacer una reserva adicional de un número de plazas en sus convocatorias de Policía Local para incorporar a militares provenientes de Tropa y Marinería.

En los últimos años, el déficit en las unidades de policiales se ha agravado. Así en 2016, según la última Memoria de la Policía Local de las Dirección Xeral de Emerxencias e Interior, el número de plazas sin cubrir en la comunidad gallega aumentó un 6%. Seis de cada diez concellos con unidades policiales tienen puestos vacantes.

La situación más alarmante se da en uno de cada cinco ayuntamientos que tienen más del 30% de plazas vacías. Por provincias, Ourense es la que presenta una tasa más alta de puestos sin cubrir en sus unidades policiales (un 15,9%). Le sigue en la tabla Pontevedra, con un déficit del 12,5% y Lugo, con un 11,33%. Y finalmente, A Coruña con un 10.8% de puestos de Policía Local sin cubrir.

Haz click para ampliar el gráfico