La Xunta elevará al Parlamento tras las vacaciones de verano la futura ley de residuos y suelos contaminados, que actualmente está en fase de anteproyecto. Se trata de un nuevo marco regulatorio, aseguró ayer en el Parlamento la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, para adaptar la comunidad autónoma a la denominada "economía circular", donde además de reducir al máximo posible la producción de residuos se intenta sacar provecho económico de todo el proceso y convertir los desechos en materia prima o fuente de energía. Entre las medidas que incluirá esta futura norma figurarán algunas específicas para luchar contra el desperdicio alimentario y frenar el uso de platos, vasos y tenedores de plástico.

Mato realizó este anuncio durante su comparecencia parlamentaria en pleno para dar cuenta de la política del Gobierno gallego en materia de economía circular, pleno que comenzó con un minuto de silencio por el fallecimiento del diputado del PPdeG Carlos López Crespo.

El nuevo texto incluye, entre sus principales novedades respecto al anterior, acciones para luchar contra el desperdicio alimentario -mediante un pacto social con un código de buenas prácticas-, con medidas específicas para hostelería y vendedores minoristas y tendrá una regulación de venta de menaje de un solo uso, como platos y vasos de plástico.

La futura ley incluirá la creación de una red gallega para la reutilización, que apostará por la intervención de entidades sociales. Además, se fomentará "el empleo verde" y "la compra pública verde innovadora".

Asimismo, Beatriz Mato informó de que a finales de este año estarán listas las estrategias de economía circular 2018-2030 y la de lucha contra el cambio climático con el horizonte 2050.

La estrategia de economía circular afectará a ámbitos como la construcción, la industria de acero y los aceites, mientras adaptará a las particularidades de Galicia la propuesta de la UE en este campo.

En el otro lado, la estrategia de cambio climático está centrada en tres actuaciones: la reducción del uso de plásticos, la implantación de buenas prácticas y una contratación pública sostenible.

Durante el debate, toda la oposición hizo mención al futuro político de Beatriz Mato ante su posible marcha de la consellería para ser candidata por el PP a la alcaldía de A Coruña. Además, le reprocharon que acuda al Parlamento a "vender humo", porque no ha presentado ningún texto para su discusión y además no tendrá tiempo de aprobar esta ley porque dejará la Xunta en breve.