Los trabajadores de los juzgados han desbaratado en las urnas el principio de acuerdo al que habían llegado con la Xunta cuatro de los siete sindicatos que conforman el comité de huelga para desconvocar el paro indefinido. El documento, con subidas salariales de entre 122 y 140 euros, fue sometido a votación entre los empleados públicos, que decidieron mayoritariamente votar en contra de la propuesta económica y apoyar la continuidad de la huelga, que ya supera los 80 días. La jornada fue bronca y estuvo cargada de tensión, sobre todo en Pontevedra y en Vigo, ciudad donde tuvo que intervenir la Policía Nacional para garantizar el orden en los juzgados. La opción de mantener vivo el conflicto laboral obtuvo 836 apoyos en las asambleas, mientras que fueron 746 los trabajadores que respaldaron el acuerdo al que habían llegado UGT, CC OO, USO y CSIF con la Administración autonómica. La ruptura sindical es ya total entre las siete centrales del comité de huelga, hasta tal punto que las cuatro que promovieron el acuerdo acusan a las otras tres de coacciones, insultos y amenazas para impedir las votaciones y hasta ponen duda su validez por el clima de intimidación en que se desarrollaron.

El paro proseguirá, si bien se debe recomponer el papel de los interlocutores en el comité da huelga y la estrategia a seguir en las negociaciones, dado que CUT, STAJ y CIG representan solo al 40% de los trabajadores, pero su opción salió ganadora en la consulta de ayer. La continuidad de la huelga y la estrategia a seguir en las negociaciones con la Xunta es ahora cosa de los tres sindicatos más beligerantes. La reconciliación sindical es prácticamente imposible.

El "no" al principio de acuerdo alcanzado por USO, UGT, CC OO y CSIF se impuso en el cómputo de toda Galicia con el 52,8% de votos, frente al 47,2% que quería poner fin a la huelga. Esta última opción solo ganó en A Coruña (237 papeletas a favor del acuerdo frente a 172 en contra), Santiago (109 frente 34) y Ourense (125 frente a 102).

En el resto de las ciudades triunfó en las urnas la postura más beligerante, la de rechazar la última propuesta económica de la Xunta y alargar lo que se puede la huelga. En Vigo secundaron esta vía 204 trabajadores frente a 112 que pretendían la conciliación; en Pontevedra, 184 frente a 50; en Lugo, 86 frente a 54 y en Ferrol, 54 frente a 49. En total votaron -contando las papeletas nulas- 1.582 trabajadores de una plantilla formada por 2.700 personas, por lo que quienes emitieron un voto negativo representan el 31% del total.

La última oferta de la Xunta a la que había dado el visto bueno USO, UGT, CSIF y CC OO, fijaba una subida mensual a repartir en tres años de 140 euros para los médicos forenses, 135 euros para gestores, 127 para tramitadores y 122 para cuerpos de auxilio.

Los mayores incidentes se produjeron en Vigo, con una tumultuosa votación donde no faltaron los gritos de "traidores" contra los cuatro sindicatos que impulsaron el acuerdo. Fue tanta la tensión que el juez decano llamó a la Policía Nacional para garantizar el orden y desalojar temporalmente el hall donde se iba a celebrar la votación. En Pontevedra también reinó en tono bronco y un sindicalista de USO denunció que la habían rayado el coche.