Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis demográfica en Galicia

La despoblación del rural gallego se duplicó en ocho años al perder los concellos más de 85.000 vecinos

La emigración a las urbes y el elevado envejecimiento poblacional dejó a estos concellos sin 85.361 habitantes desde 2008 -Galicia es la segunda comunidad con mayor descenso

La despoblación del rural gallego se duplicó en ocho años al perder los concellos más de 85.000 vecinos

La despoblación del rural gallego se duplicó en ocho años al perder los concellos más de 85.000 vecinos

El rural gallego va camino de convertirse en un desierto demográfico. Cada día que pasa se queda sin 30 vecinos. Pero lo más grave es que esta sangría poblacional se acrecienta. Desde el inicio de la crisis, la pérdida de habitantes en estos concellos prácticamente se ha duplicado. En los últimos ocho años la caída de habitantes fue del 10,5 por ciento (85.361 personas menos), casi el doble que el descenso de un 5,9 sufrido en el periodo 2000-2008. Y además la despoblación del rural es una lacra que castiga especialmente a la comunidad gallega. Es la segunda autonomía con más pérdida poblacional, solo por detrás de Cantabria.

La fuga de vecinos hacia las áreas urbanas en busca de más servicios o de mejores oportunidades laborales, así como el envejecimiento de estas zonas y la baja natalidad por falta de jóvenes explican que se estén quedando despobladas.

De hecho, es el rural el que lastra demográficamente a Galicia. En las áreas urbanas aumenta la población, unas veinte mil personas más en ocho años. Pero este crecimiento no es suficiente para compensar la dramática pérdida poblacional del campo gallego (85.361 habitantes en el mismo periodo). La balanza finalmente es negativa para el conjunto de la comunidad autónoma: 65.644 residentes menos desde 2008. Si el descenso poblacional en Galicia fue del 2,4 por ciento desde el inicio de la crisis, en el rural la caída fue cuatro veces superior (-10,5 por ciento).

Los datos fueron recopilados por el Ministerio de Agricultura en el informe "Perfil Ambiental de España". Lo primero que hacen es delimitar el medio rural y lo hacen en base a la definición de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural: "el espacio geográfico formado por la agregación de municipios que juntos posean una población inferior a 30.000 habitantes y una densidad inferior a 100 habitantes por kilómetro cuadrado".

Según esta clasificación, 229 de los 313 ayuntamientos de Galicia son rurales. Sin embargo, pese a que representan el 70 por ciento de todos los concellos gallegos, en su territorio solo vive una cuarta parte de los habitantes de la comunidad autónoma (724.940 personas).

La población rural dentro de Galicia ha ido perdiendo peso. En el año 2000 vivían en estos municipios el 31,5 por ciento de los habitantes de la comunidad, en 2008 bajó al 29,1 por ciento y en la actualidad representa solo el 26,7 por ciento. Tras Castilla La Mancha, ésta es la autonomía donde más peso ha perdido el rural en relación al conjunto de su censo.

Es cierto que el rural pierde habitantes en toda España, pero hay excepciones. En Baleares los residentes fuera de áreas urbanas han crecido un 10 por ciento desde 2008, en Canarias un 4,8 por ciento, en el País Vasco aumentaron un dos por ciento y en Madrid un 1,9. Galicia, sin embargo, ocupa el lado opuesto al ser la segunda comunidad con más pérdida poblacional del rural. Y así lo destaca el último informe del Consejo Económico y Social (CES) sobre el Medio Rural y su Vertebración Territorial que también señala que es la segunda autonomía con más núcleos abandonados.

El CES advierte que las personas que abandonan el medio rural son mayoritariamente jóvenes y de mediana edad y muchas mujeres. Aseguran que hay una "masculinización" del rural en España por una emigración femenina propiciada porque en el campo hay una mayor desigualdad de género en el reparto de las tareas domésticas, la gestión de la dependencia y los mercados de trabajo.

Compartir el artículo

stats