Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Pedreira "Wicho": "Las habilidades digitales se demandarán al mismo nivel o más que los idiomas"

Este experto contribuyó a que se imparta "Identidad digital" como materia de libre configuración autonómica este curso en la ESO

Javier Pedreira, "Wicho". // Carlos Pardellas

El coautor del blog "Microsiervos" y coordinador de "Los nativos digitales no existen", Javier Pedreira "Wicho", ha contribuido también, aunque no da detalles de cómo, a que este curso se imparta en la ESO en Galicia, de forma pionera en el país, la materia de libre configuración autonómica "Identidad digital", que busca ofrecer a los jóvenes pautas para controlar lo que divulgan de sí mismos y de otros y advertirles de que siempre dejan un rastro en la web.

-Afirma que los nativos digitales no existen, que los chicos no nacen aprendidos en la nuevas tecnologías. ¿Qué piensan los padres?

-Escribimos el libro tras caer en la cuenta de que muchos padres asumen que sus hijos saben usar esos instrumentos sin que nadie les enseñe y no es cierto. Aunque los aparatos son cada vez más fáciles de usar, eso no equivale a sacarles provecho. Si coges a un chico de esos, un "nativo digital", y lo sacas de whatsapp, instagram o youtube, se pierde. Por ejemplo, un estudio del Gobierno balear preguntaba a los chicos si sabían discriminar si una información en internet es falsa y solo un 30% decía que sí. Otro problema es que un porcentaje muy elevado de supuestos nativos digitales llegan a la universidad y hasta acaban sin saber adjuntar un archivo en un correo o utilizar Google Drive. Estamos dejando de formar a los jóvenes en unas habilidades que cada vez les van a demandar más, al mismo nivel, si no más, que los idiomas. Con ellos sabemos que hay una carencia, mientras que las competencias digitales ni están ni se las espera. Y eso es un problema grave porque estamos creando una generación de chicos inempleables, que no van a poder trabajar en empresas medianamente modernas. ¿Queremos seguir apostando por el ladrillo que tan bien nos fue?

-La Xunta generalizará en 2020 la Robótica y la Programación en la enseñanza obligatoria. ¿Es relevante aprender a programar?

-Es importante que los chicos salgan del colegio con algunas nociones de programación porque vivimos en un mundo en que todo, hasta la cafetera, es programable, pero no creo que sea necesario que todos aprendan a programar ni mucho menos porque no todos van a dedicarse a la informática.

-Otros avisan de que no hay que descuidar la faceta humanista...

-El riesgo está ahí y de él tenemos que huir para formar a personas completas. No hay que quitar a unas para dar a otras.

-¿Por qué es importante que Galicia imparta "Identidad digital"?

-Porque los chicos que tienen un smartphone desde la comunión (ahora es el regalo estrella) tienen una identidad digital, dejan una huella y a veces no son conscientes. Publican cosas sin preocuparse de quién las puede ver en el futuro, caso del joven al que el Barça despidió nada más fichar por unos tuits. Hay que contarles que eso está ahí, pero siempre desde un enfoque positivo porque internet es una de las mejores cosas que le pasó a la humanidad, pero como cualquier otra herramienta hay que usarla con sentidiño. Por ejemplo, un amigo profesor contó cómo un alumno se excusó de presentarle un trabajo por estar en el hospital y ese día colgó fotos en facebook de juerga. Pues aprende a usar los filtros y grupos y no publiques todo en abierto. Son cosas muy básicas las que se aprenden en la asignatura. Al final es un asunto de sentido común: de no hacer a nadie lo que no quieres que te hagan a ti, en internet y en el mundo real, pero eso a veces hay que explicitarlo. Eso es lo que se quiere contar.

-Usted habla de un "enfoque positivo" pero expertos en el asunto advierten del uso problemático de internet entre los menores...

-Seguro que ese uso no es exclusivo de Galicia. Parte del problema es que padres, profesores y políticos no son conscientes de que estos chicos están perdidos. A veces se pasan horas haciendo el tonto sin aprovecharlas. Eso es lo que hay que intentar evitar, pero nunca a través de la prohibición, de asustarlos. Hay que hablarles de los riesgos que se van a encontrar, decirles que no se puede hacer ciberbullying, aunque lo que hace es reflejar el mundo real. Porque vivimos en una sociedad acelerada y los chicos no reciben una formación en valores básica, en internet o fuera. Por eso hay que hablarles de riesgos pero insistir en que internet permite cosas maravillosas, como un chico que con un exitoso blog del Sporting de Gijón al que llamaron para las redes sociales del equipo. Si les das las herramientas a los chavales para hacer el bien en internet, se lo van a pasar tan bien que no van a tener tiempo de hacer el mal, de portarse mal. De ahí el enfoque positivo.

"Hay que fijar reglas antes de que el niño tenga móvil"

  • -No prohibir, dice, pero investigadores alertan de prácticas de riesgo en menores en la red. -Por eso hay que explicarles bien las cosas y ser conscientes de qué hacen. Los padres deben ser conscientes de que hay que estar con los chicos, mostrar interés por lo que hace, saber qué es un youtuber si te habla de él. Hay que hacer un esfuerzo. -Pero a lo mejor no todos los padres tienen formación... -Pues se le pregunta qué tal, qué le gusta, a qué juega, qué vídeos mira... Eso permite un terreno en común y se nos supone sentidiño para hablar del tema si ve un vídeo en un canal que fomenta la xenofobia. Es como si nosotros pudiéramos ver la tele a lo loco de niños. -Pero era más controlable. Los niños pueden conectarse en el cuarto, ir al cíber... -Eso es otro tema. Tienes que llegar a un pacto con tus hijos o fijar algún tipo de norma mucho antes de que tengan un móvil. Al principio es importante que no tengan ordenador o tablet en su cuarto sino que se conecten en un espacio común, no para que se sientan vigilados, sino apoyados, que sepan que sus padres están ahí, que pueden preguntar. Hay que construir una relación de confianza y que sepan que cuentan con nosotros si se encuentran algún problema. -No es partidario de filtros... -Dan una falsa sensación de seguridad: cuando salen de casa pueden ir a un cíber o usar el móvil de un amigo. Por eso hay que educarlos, hablar con ellos, decirles que puede haber contenidos inadecuados y por qué. Todo eso va incluido en la materia, como las contraseñas, porque los chavales las ponen muy fáciles y las comparten con sus amigos o sus parejas y cuando se pelean se puede montar la de San Quintín. Por mucho que sea delito, el roto que te hace... -¿No supone un sobreesfuerzo a los padres? ¿Falta formarlos? -Al menos concienciarlos. Porque es habitual que cuando se dan charlas de estos temas en colegios e institutos aparezca con suerte solo un 5% de padres.

Compartir el artículo

stats