Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Conde: "Hay que trasladar la mejora de la productividad a los salarios"

"Hay recuperación pero es insuficiente: el reto está en disminuir las diferencias de renta"

Conde, en la entrada de su Consellería. // Xoán Álvarez

Conde, en la entrada de su Consellería. // Xoán Álvarez

Talento, innovación y digitalización son las recetas para curar casi todos los males de la economía gallega. Así de claro lo tiene el conselleiro de Economía, Francisco Conde, que se muestra orgullo de su plan "Industria 4.0" para crear "fábricas inteligentes", que sean capaces de competir en un mundo donde están de moda los salarios "low cost". Con la Lei de Implantación de Fomento Empresarial, que inició su trámite en el Parlamento esta semana, se reduce burocracia y se facilita el acceso a suelo empresarial, lo que, en su opinión, será el primer paso para evitar la fuga de inversiones hacia el Norte de Portugal.

-¿Cuándo recuperará Galicia los niveles precrisis de empleo?

-Ya hemos recuperado el 60 por ciento del empleo perdido a lo largo de la crisis. Pero la recuperación no llegará hasta que volvamos a esos niveles precrisis y que el crecimiento que se está produciendo en Galicia se traslade a la creación de empleo y además a un empleo de calidad. El reto que nos queda es que haya una disminución de las diferencias de renta que se produjeron entre los gallegos como consecuencia de la crisis. Por lo tanto, la tendencia es positiva pero todavía insuficiente.

-¿Y qué plazo se pone para alcanzarlo?

-El objetivo es que que la tasa de paro esté en torno al 10% en el año 2020 y eso supone crear 80.000 puestos de trabajo en los próximos cuatro años. Estamos cumpliendo el objetivo en 2017 y esperamos mantener ese crecimiento.

-¿Es momento de que las empresas empiecen a subir los salarios en Galicia o se perdería competitividad?

-Tenemos que seguir mejorando la productividad y a partir de ahí, según la situación de cada sector, porque en cada empresa puede ser diferente, hay que trasladar esas mejoras de productividad a los salarios. Es un paso que en Galicia y en España tenemos que dar.

-Se está creando empleo, pero ¿es de buena calidad?

-Es una buena noticia que se esté creando empleo. El paso que tenemos que dar es que todo ese empleo sea de calidad y que sea inclusivo y en igualdad. No se mide solo por un único parámetro, un empleo también es de calidad cuando permite la conciliación. Y el empleo de calidad en la economía actual está muy vinculado al conocimiento, a la formación y a los nuevos perfiles profesionales que está demandando el mercado de trabajo.

-Según los datos de la Comisión Europea, Galicia ocupa el puesto 181 de las regiones europeas en competitividad empresarial y está por debajo de la media en todos los indicadores. ¿Qué es lo que falla?

-Galicia tiene que centrarse en tres ámbitos para mejorar la competitividad: la formación, y por lo tanto el talento, la innovación y la digitalización de nuestra economía y de nuestro tejido productivo. Adicionalmente, como cuarto pilar, señalaría la logística porque es importante desde el punto de vista del posicionamiento de los productos que se fabrican en Galicia y que pueden tener una salida a los mercados internacionales.

-Durante la crisis Galicia perdió el 60 por ciento de las empresas innovadoras y está a la cola en inversión en I+D en relación al PIB. ¿Supone eso un fracaso de las políticas para asentar la economía gallega cobre la innovación y el conocimiento?

-Es cierto que la crisis afectó de forma muy significativa a los proyectos que estaban vinculados a la innovación y que no tenían un grado de desarrollo muy elevado. La apuesta por el talento tiene que ser el pilar sobre el que construir el modelo productivo y Galicia tiene los instrumentos para diferenciarse como región innovadora: las universidades, los centros tecnológicos, las aceleradoras, la generación de startups, las unidades mixtas de investigación, el polo de drones de Rozas...

-La Xunta se fijó el reto de que la industria alcanzase el 20% del PIB en 2020, pero el motor de la economía gallega es el sector servicios. ¿Se va por el camino de cumplir ese objetivo?

-En el sector servicios también hay una serie de actividades vinculadas a la industria y al desarrollo de nuevas tecnologías. Es cierto que estamos teniendo una tasa de crecimiento superior a la media española del PIB y eso tiene un impacto sobre el ratio que representa la industria. En cualquier caso, creemos que hay que acercarse a los estándares europeos y que la industria represente el 20% del PIB.

-La Xunta tendrá que pagar tres millones de euros a seis empresas en indemnizaciones por anular el concurso eólico del bipartito. ¿Tendrán que abonar más compensaciones? ¿Cuánto calcula que puede costar al Gobierno gallego?

-Cada caso se está resolviendo en los tribunales. Nosotros asumimos lo que marca la ley del sector eólico en 2009, que ya contemplaba el hecho de asumir indemnizaciones por los costes en los que incurrieran las empresas en la tramitación administrativa de los proyectos. Las sentencias recogen efectivamente que no se les indemnizará por el lucro cesante. Y cada proyecto tenía un grado de tramitación distinta. Nosotros estamos defendiendo el posicionamiento de la Xunta en cada uno de los recursos.

-La Xunta planea reducciones fiscales en 2018 a los que quieran invertir en Galicia. ¿Qué impuestos se podrán rebajar?

-En eso estamos trabajando. La prioridad es la creación de empleo y eso está directamente vinculado con la fijación de inversiones. Y, por eso, pivotaremos la fiscalidad favoreciendo estas nuevas inversiones para que haya un atractivo fiscal tanto para los inversores que ya están implantados en Galicia como para los nuevos.

"Galicia no puede competir por inversiones que buscan más competitividad recurriendo a bajos sueldos"

  • -¿Será suficiente la nueva Lei de Fomento de la Implantación Empresarial para contrarrestar la competencia del Norte de Portugal? -Es un primer paso. Debemos tener el mejor espacio normativo para que se puedan desarrollar las inversiones. -¿Cuándo se empezarán a notar los efectos de esta ley? -De forma inmediata. Esta ley da respuestas desde el punto de vista de la simplificación administrativa, de la accesibilidad del suelo y de los incentivos fiscales. -Pero en Portugal los salarios son más bajos.... -No debemos entrar en el debate de los países low cost porque no tiene fin. Hoy hablamos de Portugal y mañana será Marruecos. Galicia no está en posición de competir desde el punto de vista salarial. Nosotros tenemos que mejorar la productividad y eso significa trabajar en formación, innovación y en el talento. En Galicia hemos logrado atraer dos nuevos modelos para PSA Citröen en Vigo y toda la industria de componentes ha incrementado su capacidad de producción en Galicia. -Sin embargo, los nuevos proveedores de la automoción se están instalando en el Norte de Portugal... -Esos proveedores mantienen su fábrica en Galicia. No hay una deslocalización. Lo que hacen las industrias de componentes gallegas es hacer inversiones en otros países buscando en la logística un elemento diferenciador para seguir creciendo. -Pero entonces, ¿no cree que es una oportunidad perdida para Galicia no haber captado esas inversiones? -Galicia tiene que competir en innovación y en el mundo digital. Galicia en lo que no puede competir es en atraer inversiones que tienen en los bajos salarios su elemento de competitividad. -En junio una delegación de la Xunta viajó a China y se planteó la posibilidad de que la empresa china Citic abriera nuevas fábricas, vinculadas a la automoción, en Galicia. ¿Se ha concretado algo más? -Esta empresa está ya asentada en Porriño y se habló de una nueva inversión que están planeando para Europa en el sector de la automoción. Nosotros seguimos identificando esa oportunidad y que Galicia sea candidata a ese proceso. -La nueva Lei de Fomento Empresarial da facilidades para la compra de parcelas industriales. Pero en algunas zonas, como en el entorno de Vigo, es necesario más suelo. ¿Cúal será la prioridad de la Xunta? ¿Vender el suelo vacante o crear más en las zonas con más demanda? -El contexto actual nos tiene que llevar primero a dar una respuesta sobre los polígonos que ya tenemos y, en segundo lugar, crear aquellas áreas empresariales donde haya una demanda efectiva. Lo que hace esta nueva ley es facilitar el desarrollo de urbanizaciones parciales. Antes si un concello quería poner en marcha suelo empresarial tenía que desarrollar todo un proyecto sectorial. Ahora se podrá desarrollar ese suelo sin tener que modificar el proyecto sectorial salvo en lo que precise.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats