18 de julio de 2017
18.07.2017

En Marea gesta su propio Amio

El enfrentamiento entre Villares y los críticos aviva el riesgo de fractura -El portavoz rupturista no ve motivos para escisiones de un proyecto que en seis meses vivirá otro pulso interno

18.07.2017 | 01:19
Villares, en el centro, vota durante la celebración del plenario de En Marea del pasado sábado. // O. Corral

El día 30 se cumple un año del nacimiento de En Marea como aglutinador de la autoproclamada izquierda rupturista, envuelta ahora en un cruce de caminos en el que parece gestarse su propia fractura de Amio, el lugar en que el BNG se partió en 2012. El plenario del pasado sábado evidenció que Luís Villares mantiene el apoyo mayoritario como líder, pero también que el rumbo trazado es denostado por los que son sus compañeros, mientras, desde fuera, otro de sus aliados, Podemos, se desmarca de la unidad. El símbolo de este callejón fue el de Xosé Manuel Beiras, fundador de Anova e impulsor de AGE en 2012, sin poder hablar en el plenario de la organización que, pese a todo, lidera la oposición en Galicia.

Villares negó ayer que existan "motivos de calado" para que alguien se "descuelgue" del proyecto, pero la tensión interna se plasmará en un nuevo plenario en seis meses. Hasta ahora, la radiografía muestra una paz difícil de alcanzar.

| ¿Quién es quién? En Marea nació impulsada por Anova, Esquerda Unida o mareas locales como Marea Atlántica, pero se sumaron otras fuerzas como la FPG. A un mes de las autonómicas, lanzaron como candidato a Villares.

| Bandos. Con el paso del tiempo, las fricciones comenzaron, especialmente entre Villares y Marea Atlántica. El primero era cuestionado por ser considerado demasiado moderado y este se sentía maltratado tras haber sido candidato. Beiras lo apoyó.

| El primer capítulo del choque. Villares y los principales motores de En Marea se presentaron de forma conjunta a las primarias en enero, a pesar de sus enfrentamientos y al veto a que el exjuez compatibilizase su puesto de portavoz parlamentario y orgánico. La dirección de Anova, Marea Atlántica o los miembros de Podemos que participaban en ese proyecto querían alejarse del modelo tradicional de los partidos, ofrecer una imagen de horizontalidad y convertir a Villares en uno más. Pese a asumir esa propuesta, este y sus afines se aliaron con grupos minoritarios para ungirlo como principal referente del partido, en sintonía con haber sido su cabeza de cartel.

| Las heridas personales. La maniobra de Villares fue considerada una traición por quienes se tienen por impulsores del proceso de unidad popular y supuso también que supurasen viejas heridas. En la coordinadora actual de En Marea se sientan dos figuras de Cerna, colectivo escindido de Anova y que supuso dos bajas la legislatura pasada en el grupo de AGE. Se trata de Consuelo Martínez y Mario López Rico, que, otrora, fuera colaborador de Beiras. |

| Choque de proyectos. La dirección de Villares niega cualquier renuncia al proyecto rupturista, aunque en algunas cuestiones opta por mensajes que no impugnan el "régimen actual", como consensuar una nueva financiación autonómica. Además, su figura cuenta ya con atribuciones similares a las de un secretario xeral, lo que ha despertado la ira de sus contrincantes. Estos afean la construcción de un "aparato" tradicional y acusan a la coordinadora de convertir En Marea en aquello contra lo que dicen luchar. En casta, parafraseando a Podemos. A ello se unen los insultos de traidores o cínicos, agudizados en el debate salarial. La dirección elevó el salario para los cargos de 2.100 euros a 3.000 tras retirar la compensación a quienes, como Villares, perdiesen dinero en política.

| Podemos. A un día del plenario, el partido de Pablo Iglesias no solo se desmarcó de En Marea y evidenció que quiere operar como coalición, sino que la acusó de vicios de la "vieja política". La tensión se trasladará ahora al grupo de En Marea, que tiene 14 diputados, siete de los cuales son de Podemos: tres oficialistas y cuatro críticos con la cúpula gallega.

| La desmovilización. En la asamblea de Vigo del año pasado participó un millar de personas, aunque Villares recibió 8.000 votos en las primarias para ratificarlo como candidato. El pasado sábado acudieron al plenario de Santiago 486 de los 1.000 inscritos.

| Los alcaldes del cambio. Martiño Noriega (Santiago), Xulio Ferreiro (A Coruña) y Jorge Suárez (Ferrol) indujeron el nacimiento de En Marea, rechazando una coalición con Podemos que, de facto, existe ya. Solo el último acudió al plenario, lo que destacó Villares. Noriega replicó ayer: "soy propietario de mis silencios y de mis ausencias" .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine