El tablero sigue sin moverse tras la cuarta jornada de huelga en el transporte de viajeros. Después de que sindicatos y patronal volvieran a instar a la Xunta a convocar un encuentro conjunto entre las partes, Ethel Vázquez devolvió el llamado con una nueva negativa. En una entrevista en la TVG, la conselleira de Infraestructuras aseguró ayer que "las puertas del diálogo están abiertas" pero reiteró que la convocatoria de una mesa tripartita es "inviable" . Vázquez, que calificó como muestra de "insolidaridad" el incumplimiento de los servicios mínimos en los paros de esta semana, volvió a señalar que la reunión celebrada con representantes sindicales y federaciones empresariales el pasado viernes 16 "sirvió para demostrar que los intereses son totalmente contradictorios". Sobre los aludidos, la conselleira dirigió sus críticas hacia Anetra, Fegabús y Transgacar, a los que acusó de trasladar "la falsa creencia" de que existe "una alternativa" al plan de la Xunta, en referencia a la propuesta de los transportistas de retomar las líneas a las que han renunciado. "Es ilegal y por tanto inviable", indicó Vázquez, que agregó que "las concesiones no se pueden poner y sacar a dedo".

En ese sentido, la conselleira advirtió que "solo la propuesta de la Xunta" garantiza que siga habiendo servicios de autocar a partir de agosto, por lo que de no salir adelante, agregó, "no tendremos transporte en toda la provincia de Ourense, en prácticamente toda la de Lugo y en parte de la de Pontevedra; e irán más de 500 conductores a la calle".

Según Vázquez, el objetivo de la Xunta es garantizar el empleo, para lo que defiende que se realice "una subrogación ordenada" en diálogo con los representantes de los trabajadores.