Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucha contra la exclusión

La Xunta permitirá trabajar y cobrar la Risga casi cuatro años después de aprobarlo por ley

La legislación de 2013 establece que el Ejecutivo complete la nómina de quien recibe este cheque hasta sumar 954 euros -Su entrada en vigor depende de un decreto que se aprobará este ejercicio

La Xunta permitirá trabajar y cobrar la Risga casi cuatro años después de aprobarlo por ley

Casi cuatro años después de promulgar la ley que abría la posibilidad de compatibilizar la renta de inclusión (Risga) con un trabajo de baja remuneración, la Xunta aprobará el decreto que permitirá aplicar ese cambio: añadirá un complemento público a receptores de esos cheques que tengan un salario hasta alcanzar en total los 954 euros mensuales. La Consellería de Política Social promete que esa norma se publicará "este primer año de legislatura" y supondrá un cambio en el sistema de funcionamiento de unos cheques sociales de alrededor de 400 euros mensuales que ejercieron de sustento a más de 13.400 familias entre enero y octubre del año pasado.

El retraso en la luz verde al desarrollo de la ley contrasta con el la defensa de la necesidad de actualizar la lucha contra la pobreza que realizó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cuando presentó el proyecto de Lei de Inclusión Social en mayo de 2012. Finalmente, fue aprobado en noviembre de 2013, estableciendo tres tramos en el cobro de la Risga.

Sin embargo, la norma añadía un condicionante. "En el caso concreto de los tramos de inserción y de transición al empleo, entrarán en vigor cuando se publique el decreto en el que se regulen estos tramos", especificaba. Desde entonces, la Xunta aún no ha elaborado ese reglamento. En aquel momento era Beatriz Mato la titular de la Consellería de Traballo e Benestar, áreas que Feijóo separó con la crisis de gobierno de octubre de 2015. El ferrolano José Manuel Rey asumió Política Social entonces.

Haz click para ampliar el gráfico

La Risga es una ayuda para la que establece como requisito superar los 25 años y carecer en la unidad familiar de ingresos superiores a la cuantía que le corresponda de ayuda, así como de "bienes patrimoniales de los cuales se deduzca la existencia de medios suficientes para la subsistencia". El cheque supone 399 euros mensuales, que crecen en función de las cargas familiares hasta 718 euros con siete miembros en el hogar, incluyendo entre ellos menores de edad.

La Risga que desarrollará el decreto que ultima Política Social establece tres tramos diferenciados con los que pretende adaptarse a cada perfil y favorecer la mejora de las condiciones de vida de quienes reciben ese cheque, que entre enero y octubre del año pasado sumaron 13.371 personas, aunque no todas ellas lo percibieron durante todo ese tiempo. A falta de computar noviembre y diciembre, la evolución apunta a superar los 14.750 de 2015 e incluso los 15.619 de 2013, ejercicio en que se batió el récord.

El primer tramo permitirá cobrar el 75% del Iprem, lo que supondrá este año 452 euros, aumentando en función del número de familiares a cargo. Las novedades se incluyen en el segundo tramo, en que se establece un itinerario personalizado de inserción laboral. Se cobrará durante un máximo de año y medio y supondrá un aumento del 11%. El último tramo es el de transición al empleo y permitirá durante seis meses cobrar una parte de la Risga y tener un trabajo. La Xunta completará el sueldo de esa persona hasta sumar ambos ingresos un máximo de 954 euros, aunque irá reduciendo la aportación pública paulatinamente. La meta es que al acabar ese medio año el ciudadano pueda llegar a fin mes por sí solo.

Compartir el artículo

stats