Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia pierde 18.000 jóvenes en edad de trabajar en el último año

Crisis demográfica y emigración desploma los activos de 16 a 34 años por debajo del medio millón - Los que superan los 50 años ya son un 20% más que ellos

Además del pistoletazo de salida al diseño del nuevo sistema de financiación que todas reclaman con insistencia, de la esperada cumbre que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, celebró con las autonomías el pasado día 17 salió un acuerdo incluso de mayor transcendencia si las buenas intenciones se materializan en medidas concretas y eficaces. La elaboración de una estrategia demográfica de carácter nacional. Porque todas las comunidades, en mayor o menor medida, soportan el grave problema del envejecimiento y la baja natalidad. Galicia lo padece con especial virulencia porque viene de lejos -ahí se enmarca la decisión de que sea una gallega, la senadora popular Edelmira Barreira, la que asuma el comisionado creado para asumir el reto- y con cada vez mayor intensidad. La región ve peligrar el relevo generacional, con todo lo que eso supone para el mercado laboral. Durante el pasado año, según la última actualización de la Encuesta de Población Activa (EPA), la población de entre 16 y 34 años cayó otro 3,6%. Suma y sigue en el adelgazamiento de los gallegos jóvenes, con 17.900 menos que al cierre de 2015, una caída de casi 50 al día.

Así Galicia se queda ya por debajo de la barrera del medio millón de jóvenes. Con 485.000, concretamente, el 20,6% de todos los residentes que superan los 16 años. El descenso entre aquellos que eran activos -en edad de trabajar y con disposición a hacerlo- alcanza los 14.200 y se sitúa a finales de diciembre en 309.800. También baja el número de inactivos -aunque pueden trabajar, no quieren por razones que en su caso se deben, sobre todo, a los estudios- en 3.700, hasta los 175.200. Y aquí está la clave del descenso del desempleo en el colectivo. Los jóvenes a la espera de un puesto pasan en los últimos doce meses de 80.700 a 69.800 -son 10.900 menos-, pero también se reduce la ocupación. A 31 de diciembre de 2015 eran 243.400 y un año después son 240.000. El paro se reduce entre ellos porque son menos y pierden peso en el mercado laboral. Los gallegos en esa horquilla de 16 a 34 años únicamente suponen uno de cada cuatro activos en estos momentos y el 22% de los ocupados, lo que deja en el aire la respuesta de quién cubrirá los empleos del futuro y cotizará para pagar en la medida de lo posible las pensiones.

La franja mayoritaria entre los activos de Galicia va de 40 a 44 años. Suman casi 200.000. Si juntamos todos los grupos de edad que tienen más de 50 años ascienden a 375.300. El 30% del conjunto de habitantes en edad de trabajar. Y un 20% más que los jóvenes que hay en el mercado laboral.

Haz clic para ampliar el gráfico

Los números rojos en la parte baja de la pirámide demográfica de Galicia no es algo nuevo ante la propia evolución de la población y la natalidad. Por cada 1.000 mujeres en las edades consideradas fértiles (de 15 a 49 años), en Galicia vienen al mundo tan solo 7 bebés. Menos de la mitad que a finales de los años 70, cuando se rondaban los 16. Pero sí es cierto que la crisis acentúa la pérdida de población joven por el nuevo fenómeno migratorio en busca de una oportunidad laboral. Entre 2010 y 2015, los gallegos de 15 a 34 años que se fueron al extranjero o a otra comunidad superaron en 6.791 a los que llegaron del resto de autonomías o países en ese periodo, como recogen las series de migraciones interiores y exteriores del Instituto Galego de Estatística (IGE) y el INE.

En comparación con 2008, antes del estallido de la primera recesión y el momento en el que Galicia registró máximos de población activa, la pérdida de residentes jóvenes se dispara a más de 186.000. Por encima del 37%. Una de las mayores variaciones del Estado en un panorama de recortes generalizados y muy altos. En Canarias llega al 47%; un 41% en La Rioja; alrededor del 40% en Asturias y País Vasco; y al 38% en Cantabria. Por detrás de Galicia están Comunidad Valenciana y Castilla y León (36,3%), Murcia (35,3%), Madrid (35,2%), Cataluña (34,6%), Aragón (34,4%) y Navarra (34,4%). Todas superan la media nacional, del 33,4%. La caída de los activos de 16 a 34 años en los últimos ocho ejercicios fue del 30,7% en Castilla-La Mancha y Baleares; un 28,8% en Andalucía; el 26,6% en Extremadura; y el 18,6% en Ceuta. Únicamente Melilla registra un ascenso del 15,4%.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats