Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La brecha territorial de las ayudas sociales

Galicia gasta 1.687 euros por beneficiario de la Risga, por encima de la media nacional, pero la mitad de lo que desembolsa Euskadi

En Galicia se han duplicado los fondos para la Risga desde el inicio de la crisis y el crecimiento del número de beneficiarios ha sido exponencial en los últimos años. Sin embargo, este esfuerzo se torna exiguo si se compara con otras comunidades como País Vasco o Navarra que, pese a registrar la mitad menos de tasa de pobreza que la comunidad gallega, superan con creces la cifra de perceptores de rentas sociales. Así, los vascos que reciben estas ayudas son cuatro veces más que los gallegos, y eso a pesar de que Euskadi tiene menos población que Galicia (550.000 habitantes menos). Pero además, el gasto anual por beneficiario duplica al que se realiza en la autonomía gallega, a pesar de que el esfuerzo económico de la Xunta se sitúa en buena posición y por encima de la media nacional.

Es una muestra de la brecha territorial que existe en las políticas para combatir la pobreza y que el Consejo Económico y Social ha denunciado en su último informe. "Ante la misma situación de carencia de recursos, el lugar de residencia es determinante en si se recibe o no este tipo de ayuda, así como de sus características", señala.

Según su análisis, referido al año 2014, el número de beneficiarios gallegos de la llamada Risga asciende a 26.104, incluyendo no solo a los titulares de la prestación sino también a los miembros dependientes. Aunque es una cifra importante, que además se elevó en un 6,7 por ciento con respecto al año anterior, nueve comunidades aventajan a Galicia en volumen de perceptores. Algunas de ellas como Madrid, Cataluña, Andalucía o la Comunidad Valenciana simplemente suman más población y, por lo tanto, lógicamente tienen más beneficiarios. Pero éste no es el caso de País Vasco, que se sitúa a la cabeza en el número de perceptores de rentas de inserción social, con 112.567 personas, y una tasa de pobreza de las más bajas de España (el 10,9 por ciento).

Haz click para ampliar el gráfico

También Navarra, con un nivel de pobreza similar al de Euskadi, suma 38.552 beneficiarios, un 47 por ciento más que Galicia, a pesar de que en la comunidad gallega el 19,4 por ciento de la población está en riesgo de exclusión, es decir el doble, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Algo semejante pasa con Asturias que, pese a tener una tasa de pobreza inferior a la gallega (16,7 por ciento) tiene 8.500 beneficiarios más con ayudas sociales. Y lo mismo ocurre con Castilla y León (con 33.897 ciudadanos cobrando estas prestaciones) y Aragón (con 27.107 perceptores).

Con la crisis aumentó el número de personas en situación vulnerable y se dispararon las solicitudes de ayuda lo que obligó al Gobierno gallego a inyectar cada vez más fondos en la Risga. Desde 2009 el incremento fue de más del 120 por ciento y la partida anual supera ya los 56 millones de euros.

Esta inversión coloca a Galicia por encima de la media nacional en gasto por beneficiario. Con 1.687 euros de desembolso por cada perceptor, la comunidad gallega triplica lo que se destina en Castilla La Mancha (513 euros), pero al mismo tiempo está lejos de las autonomías que encabezan el esfuerzo económico en rentas de inserción social. El País Vasco, vuelve a liderar el ranking, con 3.867 euros de gasto por beneficiario, el doble que Galicia. En La Rioja son 2.746 euros y en Asturias, 2.177. También Cataluña, Canarias y Cantabria superan el esfuerzo inversor de la Xunta.

Cada comunidad autónoma fija además una cuantía básica a percibir por los beneficiarios y un tope máximo. El Consejo Económico y Social analiza en su informe las diferencias que existen en las comunidades en estas cantidades. Galicia se sitúa así como la sexta comunidad con la ayuda mínima más baja (399,38 euros), mientras que el País Vasco está a la cabeza con una renta básica de 665,90 euros.

En las cuantías máximas, sin embargo, la comunidad gallega llega a los 718,89 euros y se encuentra entre las cinco autonomías con la prestación más alta, por detrás de Navarra (962 euros), País Vasco (945 euros), Baleares (776 euros) y Asturias (730 euros).

Al margen de estas rentas de integración social, existen otro tipo de ayudas económicas destinadas a atender situaciones de emergencia social. Son prestaciones de pago único destinadas a apoyar apersonas sin recursos que tienen que afrontar situaciones imprevisibles.

Según los datos del Consejo Económico e Social, en Galicia se beneficiaron de estas ayudas de emergencia social 2.800 personas. Solo en Navarra hubo menos prestaciones, teniendo en cuenta que no hay datos de comunidades como Canarias, Cataluña, Extremadura, Murcia o La Rioja. Sin embargo, la comunidad gallega fue la que más gastó por beneficiario (1.143 euros), solo por detrás de Castilla La Mancha.

El Consejo Económico y Social llama la atención sobre "la ausencia de criterios comunes" en la concesión de las prestaciones y la "gran variabilidad" en la cuantía de las ayudas entre comunidades.

Compartir el artículo

stats