Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dispositivo de defensa contra incendios

La Xunta prescinde de sus cinco aviones en la campaña contra los incendios

Es la primera vez que queda vacante -Los sustituirá por cuatro helicópteros, pero aún no sacaron el concurso - Los únicos aviones que operarán durante laspróximas semanas serán los cinco que aporta el Estado

Un avión trabajando en labores de extinción en la Ribeira Sacra. // Brais Lorenzo

A pocos días de que empiece la campaña de alto riesgo de incendios, el contrato lanzado por la Xunta para dotarse de cinco aviones para prevención y defensa contra el fuego ha quedado desierto por falta de ofertas. La Consellería de Medio Rural se había visto obligada ya a modificar con anterioridad los pliegos del concurso para rebajar las exigencias a las posibles empresas adjudicatarias. Y, a pesar de ello, ninguna firma mostró finalmente interés en hacerse con el contrato, que abarca el periodo 2016, 2017 y 2018. El Gobierno gallego ha decidido renunciar a los aviones y sustituirlos por cuatro helicópteros, tres de extinción y uno de coordinación. Según explican desde el departamento de Ángeles Vázquez, la nueva licitación saldrá en los próximos días y estos helicópteros "entrarían a funcionar en verano".

Medio Rural prescindirá así por primera vez del uso de aviones propios en las labores contraincendios. Solo operarán en Galicia las cinco aeronaves que aporta el Ministerio de Medio Ambiente. El resto serán helicópteros. Serán seis del Gobierno y los trece previstos por la Xunta, a los que se sumarán los otros cuatro que Medio Rural sacará ahora a concurso. En total, Galicia contará este verano con 28 medios aéreos, frente a 31 del pasado año.

El dispositivo contraincendios del verano de 2015 contaba con hasta siete aviones de carga en tierra y otro de coordinación y vigilancia dependientes de la Xunta. Para este verano el Pladiga preveía una cifra algo menor: cuatro aeronaves para labores de extinción y otra más para coordinar, pero finalmente no habrá ninguna al quedar desierto el contrato.

El concurso, lanzado para cubrir el servicio durante los años 2016 a 2018, estaba valorado en 2,8 millones, pero no recibió ninguna oferta. Medio Rural explica que es la primera vez que un contrato de este tipo para la lucha contra incendios queda vacante.

El proceso de contratación de estos medios aéreos estuvo lleno de dificultades desde el principio. La patronal, la Asociación Española de Compañías Aéreas de Helicópteros y Trabajos Aéreos (AECA) recurrió los pliegos del concurso al considerar demasiado duras las exigencias de la Xunta. Así, se quejaban de que se obligase a los pilotos a dominar el gallego y que se les exigiese una experiencia de 1.200 horas de vuelo, de la que 600 tenían que ser como comandante y 300 en campaña de incendios.

Para no entorpecer la tramitación y no demorar la adjudicación, la Xunta modificó el pliego de contratación y relajó las exigencias -se dejó de pedir, por ejemplo, el dominio del gallego a los pilotos-. Aún así, no fue suficiente para animar a las empresas y ninguna se presentó al concurso. Para suplir la falta de estos cinco aviones, la Xunta sacará en los próximos días a concurso la contratación de cuatro helicópteros. En Medio Rural alegan que los cambian por los aviones porque son más versátiles.

¿Cúal es la diferencia entre un avión y un helicóptero en la lucha contra el fuego? Los helicópteros tienen capacidad para almacenar 1.500 litros de agua y los aviones pueden llegar a los 6.000 litros. En todo caso, los helicópteros pueden recargar con más rapidez que un avión y son más eficaces en zonas de compleja orografía. Sin embargo, en casos de grandes incendios, con mucha humareda, son más útiles los aviones, que sobrevuelan a más altura. Otra ventaja de las aeronaves es que tienen un mayor rango de acción, es decir, son más rápidas que los helicópteros y pueden cubrir zonas más amplias del territorio.

La Policía arrestó este año a 30 incendiarios, diez más que en el primer semestre de 2015

  • La presión policial sobre los incendiarios surte efecto campaña tras campaña. En los últimos años el número de fuegos registrados en Galicia ha disminuido, pero sin embargo el balance de detenidos por delitos forestales se ha incrementado. En lo que va de año, la Policía Autonómica arrestó a un total de 30 incendiarios en la comunidad, 10 más que en el mismo periodo del año pasado, según datos de la Consellería de Presidencia.Atrás quedan los reajustes que cada verano tenía que hacer la Policía Autonómica en Galicia para hacer frente a la campaña de máximo riesgo. El déficit en la plantilla obligó hace ya cuatro años a la Xunta a echar mano de agentes destinados a otras funciones para reforzar el equipo dedicado en exclusiva a la prevención e investigación de delitos forestales. Hasta que en verano de 2012, el Ministerio del Interior no completó la unidad, la cúpula de la Policía Autonómica tuvo que priorizar unos servicios sobre otros para completar esa falta de agentes. Con el equipo ya completado y operativo, la cifra de detenidos como presuntos autores de un incendio forestal en Galicia se ha multiplicado. Y en lo que va de año, se mantiene esa tendencia al alza, con un 50% más de detenidos que en el mismo periodo de 2015.La provincia de Pontevedra concentra el mayor número de arrestos en la comunidad: un total de 17, más del cuádruple que los cuatro registrados entre enero y junio del año pasado. Hasta ayer, en A Coruña se habían practicado 9 detenciones, una más que en 2015; y en Ourense las cuatro restantes, la misma cifra que el ejercicio pasado. Por el contrario, en Lugo no se llevó a cabo arresto alguno, mientas que el año pasado por estas fechas ya había cuatro detenidos.

Compartir el artículo

stats