Después de que el PSOE echara en cara a Feijóo que 150.000 familias tienen dificultades para llegar a fin de mes, el presidente de la Xunta no solo contrarrestó estas cifras asegurando que desde 2006 hasta la actualidad se había reducido el riesgo de pobreza desde el 23 por ciento al 17 por ciento, sino que defendió su política social con dos nuevas medidas: la contratación de 600 beneficiarios del Risga y un incremento presupuestario de 1,6 millones de euros para dar ayudas a domicilio a 500 nuevos dependientes.

Con esta nueva partida se eleva en un 4,2 por ciento el presupuesto inicial destinado al programa de ayuda en el hogar para 2014 que estaba cuantificado en 39,3 millones de euros y el número de beneficiarios total ascenderá a 10.100 gallegos.

Feijóo explicó que desde 2009 han destinado al servicio de ayuda a domicilio más de 222 millones de euros.

Por la tarde, sin embargo, la diputada nacionalista Carme Adán reprendió a Feijóo por "mentir" a la Cámara sobre la tasa de pobreza y corrigió sus datos al señalar que en 2006 se situaba en el 14 por ciento y ahora es tres puntos superior. La socialista María Quintás también acusó a la conselleira de Traballo de "trilera" por engañar con los datos del paro.