"¿Sabes una cosa que me contaron hoy?, pregunta el regidor de Porriño en octubre de 2013 a su mujer, y acto seguido le rebela que "el viernes por la tarde estaban reunidos en el hotel Internacional Manuel Carrera (edil de Obras y presidente del PP de Porriño) y Raúl Frances (exregidor del BNG en Porriño y desplazado de la alcaldía por una moción de censura)".

En esta conversación telefónica interceptada al dirigente popular, Nelson Santos se despacha a gusto sobre todo contra Manuel Carrera, quien meses antes, en marzo del pasado año, fue llamado a declarar por la juez de la Operación Multiusos y relató las presuntas irregularidades del alcalde. Aseguró que obras facturadas a empresas de afines a Nelson Santos en realidad habían sido realizadas por operarios del concello.

"El exalcalde y el aspirante a alcalde, ..., para fiarte tú de personas como Carrera después de ofrecerle tranquilidad y un puesto de trabajo y estar a mi lado para toda la vida, que no iba a tener ningún problema, y putearme como me ha puteado, y aún por encima que me esté clavando como me está clavando. Uno del PP con uno del Bloque", se queja Nelson Santos a su esposa.

Una trama

El regidor de Porriño desde que saltó la operación en el marco de la cual está imputado denunció que había una trama organizada contra su persona. El edil de Obras y presidente del PP de Porriño, sin embargo, niega estar detrás de la denuncia que desencadenó la investigación judicial."Yo no soy el elefante blanco del que habla el alcalde. No soy un traidor, soy el traicionado", aseveraba Manuel Carrera, en declaraciones a El País.