El PPdeG ganó las elecciones en Galicia, pero por el camino se dejó más de 217.000 votos con respecto a hace cinco años. Si en 2009, uno de cada dos papeletas depositadas en las urnas eran para los populares gallegos, ahora esta proporción se redujo al 35%, 15 puntos menos, con el 99,31% de los votos escrutados, frente a los 13,5 puntos de merma sufridos por el PSdeG. En esta ocasión, no hubo efecto Feijóo. El PP a nivel estatal perdía el 16% de las papeletas de hace cinco años, y en Galicia el diferencial se reducía solo en un punto.

Feijóo, que hizo campaña en otras comunidades como uno de los barones más sobresalientes del PP, no consigue en Galicia contener la fuga de votos de los desencantados con el partido en el gobierno y sus recetas de recortes y austeridad para salir de la crisis. También es cierto que peores resultados cosecharon en Madrid o Valencia.

Tampoco fue una buena jornada para el PSdeG. Se puede consolar pensando que al menos mantiene la segunda plaza en la escena autonómica, pero perdió 13 puntos y más de 184.000 votos. El estreno electoral de José Ramón Gómez Besteiro como líder y con José Blanco como candidato gallego es manifiestamente mejorable.

Mejor resaca electoral tendrá hoy Xosé Manuel Beiras y su coalición con IU. Coloca a Lidia Senra en la Eurocámara y se consolida como tercera fuerza en Galicia. Pero Beiras y Yolanda Díaz no deberían respirar tranquilos. En las elecciones autonómicas de 2012 irrumpieron en el Parlamento con el 13,9% de los papeletas y ahora el porcentaje se reduce al 10,5%. La crisis interna de los últimos meses es una explicación pero también la aparición de Podemos, que ha sido la sorpresa de estos comicios y se estrena en Galicia con 84.000 votos solo con una campaña en las redes sociales. Podemos hunde al BNG, al desplazarlo a la quinta plaza con poco más de 79.500 papeletas, 24.000 votos menos que hace cinco años y nada ver que con los 141.756 de 2004.

Ana Miranda será la diputada del BNG pero a tiempo parcial, pues el escaño lo comparte con Bildu, con quien fue en coalición, una alianza que no gustó a todos dentro del Bloque y que la formación frentista intentó tapar,parece que sin éxito.