La Cofradía de las Angustias de A Coruña asegura que todos sus costaleros participan en la procesión de Viernes Santo de manera voluntaria y niega que cobren por procesionar. Descartan, de este modo, que el hecho de que el año pasado hubiesen añadido un paso a su desfile fuese la razón por la que el Gobierno local aumentó la cuantía económica que le entregaba a la empresa Sermasa (filial de Vendex, investigada en la operación Pokemon) en Semana Santa.

En 2011, cuando gobernaban PSOE y BNG, las arcas municipales pagaron 10.317,88 euros a Sermasa en concepto de "ayuda al montaje" de los pasos de Semana Santa. Esta cifra se incrementó hasta los 28.664,85 euros de 2013, según el Gobierno local, porque las cofradías "necesitaban más porteadores" y porque se había aumentado el número de pasos que salían a la calle. El Ejecutivo municipal puso el dedo sobre la "Virgen de la Soledad" y sobre el "Santísimo Cristo del Amor", aunque la cofradía que procesiona este último explica que, para sacar a la calle esta imagen, sólo son necesarios cuatro fieles y que, cofrades o no, todos lo hacen de manera voluntaria. El BNG, que tuvo acceso al expediente en el que se justifica el pago a Sermasa de casi 29.000 euros con la contratación de costaleros, acusa al Gobierno local de "faltar a la verdad" con sus justificaciones del aumento del gasto en Semana Santa.