El BNG repelió ayer de nuevo los ataques del PP a su alianza con Bildu, el punto sobre el que los populares percutirán hasta la campaña electoral que concluirá con los comicios europeos del 25 de mayo. La viceportavoz parlamentaria del Bloque, Ana Pontón, negó las acusaciones de que la coalición abertzale ampara la violencia, vertidas ya varias veces por sus adversarios. "Bildu es una fuerza política que si se pudo presentar a las elecciones, es porque hizo una condena expresa de la violencia y tiene una apuesta clara por la paz, por solucionar un problema que había en Euskadi", alegó la diputada.

La decisión de concurrir con Bildu, avalada por la UPG y la mayoría de la militancia del BNG, aunque no por destacados dirigentes como Xavier Vence, Francisco Jorquera o la propia candidata Ana Miranda, ha abierto una batalla dialéctica con el PP que este sector frentista ya predecía. "Esos ataques del PP buscan distraer la atención sobre la corrupción", replicó ayer Pontón durante una entrevista en la Radio Galega, en la que aseguró que la portavoz del PPdeG, Paula Prado, "no está éticamente legitimada" tras referirse a los "regalos de la hostia" de Vendex, presunto centro de una trama corrupta, como revela el sumario del caso Pokemon. La popular aseguró que la postura del BNG legitimaba 50 años de terrorismo de ETA.

La diputada nacionalista justificó la "coalición técnica" con la izquierda abertzale debido a la circunscripción electoral única para España en los comicios europeos. De haber una en Galicia, como reclaman, el Bloque se presentaría solo el 25-M, sostuvo antes de asegurar que "votar al BNG es votar al BNG" y no a Bildu. Ambas fuerzas se repartirán el tiempo de presencia en la Eurocámara, de lograr algún escaño, en función del número de votos conseguido por cada parte.

Desde las filas populares mantienen su censura a esta unión. El número 2 del partido, Alfonso Rueda, aseguró ayer que resulta "difícil de entender" la alianza con la coalición que integran Eusko Alkartasuna, Alternatiba (exIU), Sortu y Aralar y que en 2011 exigió a sus candidatos firmar un documento en contra la violencia."Muchas veces ha apoyado actividades que chirrían en todas partes y que se identifican con acciones no sé si en defensa del terrorismo, pero nunca en su condena, que a veces es casi peor", declaró ayer el vicepresidente del Ejecutivo autonómico. "Si por algo se caracteriza es por no tener nunca ninguna manifestación en contra de actitudes terroristas", añadió.

Prado

Rueda también apoyó las palabras de Paula Prado después de que Vence, portavoz nacional del BNG, pidiese su "retirada de la circulación" tras sus críticas y su presencia en el sumario de la operación Pokemon. De hecho, la popular escribió en las redes sociales: "Vence pide al PP que retire de la circulación a su portavoz", frase que da un poco de miedo dicha por un hombre que pacta con quien no condena a ETA". "Si eso son maneras democráticas, uno se explica muchas cosas y muchas alianzas", espetó Rueda sobre las palabras del portavoz nacional del BNG, que refleja, dijo, su "talante poco democrático".