Alcaldes del PSdeG y del BNG llevaron ayer su protesta contra la subida del 33,5% del canon de Sogama ante la sede de la Xunta como hace una semana lo hicieron ante el Parlamento. Sin embargo, ayer propusieron una propuesta alternativa al "tasazo" y, en vez que sean los ayuntamientos los que tengan que asumir en solitario el incremento del recibo, plantearon distribuir las cargas de forma equitativa entre los concellos, la Xunta y la propia empresa pública que gestiona las basuras de los 296 municipios que entregan sus residuos a Sogama. Con las nuevas tarifas, que entraron en vigor el pasado día 1, el precio de la tonelada de basura pasará de 61,6 a 82,1 euros, si bien cada concello decidirá, en función de sus recursos, si traslada o no la subida a los recibos de los hogares.

Los regidores, que acusaron al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de actuar con "arrogancia", le pidieron que abra una mesa de diálogo para discutir el reparto de cargas y el modelo de gestión de los residuos sólidos urbanos.

En la protesta participaron medio centenar de personas, entre las que se encontraban alcaldes, concejales y diputados del PSOE y del BNG. El regidor de Monforte, Severino Rodríguez (BNG), fue el encargado de leer un manifiesto, presentado ante el registro de la Xunta, en el que apuestan por "seguir ofertándole diálogo y posibilidad de consenso" al presidente gallego.

En cualquier caso, los representantes municipales expresaron su intención de seguir adelante con las protestas, que incluyen presentar un recurso contra la subida del canon, un encierro en instalaciones de la Xunta y negarse a abonar este incremento. Esta última medida supondría que se pagaría la cantidad vigente el año pasado más el IPC y que el equivalente al incremento quedaría depositado en un juzgado.

Además, indicó que prevé que "esta semana o la próxima" se presente el recurso por la vía contencioso administrativa, que estima que "puede resolverse en uno o en dos años", por lo que, entretanto, los ayuntamientos insumisos harán esos depósitos de fondos.

"Los alcaldes vamos a seguir manteniendo estas reivindicaciones. Entendemos que la vía del diálogo, por medio de la negociación y el consenso, va a ser fundamental para arreglar este grave problema", manifestó el alcalde de Ribadavia (Ourense), el socialista Marcos Blanco, que considera que "el tasazo de Sogama es una auténtica injusticia social" y que la medida debe ser "revisada y negociada con los alcaldes".

Además, aseguró que están "muy sorprendidos" por la actitud de la Xunta "y, en concreto, la de su presidente" por darles "la espalda" y "negar el diálogo" sobre una medida que "afecta a todos los gallegos sin excepción", con independencia de su situación económica.

Ante las protestas, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, les recordó a los alcaldes que "las leyes están para cumplirlas". "Hay una ley que dice lo que dice sobre el canon y debería ser acatada", dijo.