Alberto Núñez Feijóo incomodó ya a parte de su partido con su actitud beligerante ante el episodio Bárcenas y ayer eludió respaldar la gestión de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en los escándalos de corrupción desatados por el extesorero.

Preguntado sí creía que Cospedal lo estaba haciendo bien en el caso Bárcenas, el presidente de la Xunta se limitó a decir que el extesorero "no es de confianza".

"No hemos deliberado sobre ese tema en el Consello de la Xunta. Lo que sí le puedo asegurar es que una persona a la que se le descubren cantidades ingentes de dinero en Suiza no me merece ninguna confianza ni tiene la más mínima credibilidad", aseguró ayer Feijóo, tras la reunión del Consello de la Xunta.

Según explicó, Bárcenas no tiene credibilidad "ni cuando dice cosas que favorecen a un partido político ni cuando dice cosas que lo perjudican". Además, advirtió que "no se puede jugar con todo el mundo" y pidió un respeto a los militantes y votantes del PP.