Transcurrido casi un mes de la entrada en vigor en Galicia del nuevo catálogo de fármacos, los funcionarios gallegos adscritos a Muface, Muxexu o Isfas siguen teniendo acceso a todos los fármacos del catálogo nacional de medicamentos, mientras que los ciudadanos cuyos fármacos se financian a través del Servizo Galego de Saúde (Sergas) asumen el nuevo listado gallego, que excluye los medicamentos de marca más caros y los sustituye por sus correspondientes principios activos, en su mayoría, genéricos.

Mientras la Xunta sostiene que todos los ciudadanos gallegos pueden regirse unicamente por el listado autonómico, "siempre y cuando dependan del Servizo Galego de Saúde", aclaró ayer el departamento que dirige Pilar Farjas, fuentes de Muface en Galicia confirmaron que el funcionamiento de las mutuas en Galicia, al igual que en el resto de España, "sigue igual, sin cambios desde la aplicación del catálogo gallego". "No hemos recibido ninguna instrucción, de momento, desde Madrid ni desde la Xunta. Por lo tanto, la prestación farmacéutica continúa gestionándose por el Sistema Nacional de Salud, con el acceso a todas las marcas del catálogo español", explican las mismas fuentes. Los mutualistas disponen de su propio talonario de recetas y los médicos que prestan asistencia no tienen que ser necesariamente del Sergas. Además, aportan el 30% del coste del medicamento. Son las boticas gallegas las que gestionan directamente con las mutuas la financiación de los fármacos de estos pacientes.

Las farmacias confirmaron ayer que siguen dispensando todos los medicamentos a los funcionarios, con sus recetas negras y azules. "Los mutualistas pueden elegir asistencia privada o a través del Sergas. La mayoría, entre un 75 y un 80% lo hacen a través de seguros privados. En el 20% restante dependerá de lo que prescriban los médicos del Sergas", explican desde Muface.