Los tres aeropuertos gallegos cerraron el pasado agosto con un aumento de pasajeros aunque con porcentajes muy desiguales. En total sumaron 451.119 viajeros, pero Peinador fue el que registró un crecimiento menor con respecto al mismo mes del año anterior, en concreto, del 3,5% (112.605), frente al 8,7% de A Coruña (100.773) y el 6,6% de Santiago (237.741).

Los buenos resultados obtenidos por la terminal coruñesa figuran en la estadítica oficial facilitada ayer por Aena con una mención expresa dentro del apartado "Operaciones". Porque al incremento del número de vuelos operados por este aeropuerto –del 13,6%, 1.515 en total– se debe la abultada demanda de usuarios contabilizada en agosto, la mayor de Galicia.

En el aeropuerto vigués se produce la tendencia inversa. Mientras tanto Alvedro como Lavacolla aumentaron sus operaciones –éste último, un 3%, 2.110 en total–, Peinador fue el único de los tres que las perdió –un 4% menos, con 1.346 vuelos– , en comparación con agosto del año pasado. "Y pese a ello, salvó el mes con un aumento de pasajeros, lo que indica que con menos aviones van más llenos", apuntan fuentes aeroportuarias.

Castigado por la agresiva competencia de Oporto –que como publicaba ayer este periódico, superó en agosto, y por primera vez en su historia, la barrera de los 600.000 viajeros–, el balance de Aena ha dado cierto oxígeno al aeropuerto vigués. Como ocurrió en julio, vuelve a rebasar en número de viajeros a Alvedro, algo que no ocurría desde noviembre del año pasado. Falta saber si en los próximos meses y hasta concluir 2010, Peinador contará de nuevo con el respaldo de la demanda, constreñida sobre todo por la crisis económica que afecta directamente al pasajero mayoritario de la terminal viguesa: el hombre de negocios.