En declaraciones a los medios tras mantener un encuentro con la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, y con el ministro de la Ciencia de Portugal, José Mariano Gago, el titular del Gobierno gallego rechazó las críticas del PPdeG ante estos relevos. "La connotación política habla bien a las claras de quien la pronuncia, la oposición que no sabe hablar en positivo y lo único que dice es no a todo", aseveró.

"Si continúa, por qué continúa y si se cambia, por qué se cambia. Todo le parece mal", puntualizó Touriño al respecto de las críticas de los populares. "Hay un partido, que se llamada PP, que está para decir no a todo", sentenció.

El Servizo Galego de Saúde comunicó el pasado viernes la destitución de Luis Enrique Vicente Sánchez, que ocupaba el cargo desde el 1 de febrero de 2006, que será relevado esta semana por José García Buitrón, coordinador de transplantes del Juan Canalejo.

Por otra parte, la Administración sanitaria también decidió relevar al gerente del Chuvi, Manuel Sánchez Delgado, que será sustituido por José Luis Díaz Fernández ya que, según indicaron fuentes del Servizo Galego de Saúde, llegó el "final de un ciclo" y se trata de un "relevo adecuado" que se enmarca "dentro de un diseño global" para el sur de la provincia y de la comunidad.

CAMBIO DE LOGOTIPO.

Por otra parte, con respecto al cambio de las siglas Sergas por la designación Servizo Galego de Saúde, Touriño aseguró que el PP "miente otra vez más" porque, según aseguró, "no se va a gastar ni un euro" en el cambio de imagen del sistema gallego de salud.

"Todo el mundo sabe que el sistema sanitario debe ser el sistema de salud del país", explicó y concluyó que "la única intención es decir las cosas por su nombre y de gasto nada".