El jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Meixoeiro, Eduardo Pena González, observa, preocupado, cómo se incrementa el número de personas en edad infantil que acude a su consulta con problemas de obesidad o sobrepeso. Un trastorno que, asegura, "es difícil de superar con el paso del tiempo".

- La Xunta realiza ahora un estudio sobre esta dolencia. ¿Cree conveniente que se lleve a cabo este análisis?

- Es bueno que comiencen a preocuparse por el problema. La sociedad necesita concienciarse de que la obesidad puede ser muy dañina a largo plazo, y espero que este estudio contribuya a ello.

- Y a corto plazo...

- En edades infantiles la obesidad provoca más un problema psicológico que físico. La discriminación por el exceso de peso es una de las principales dificultades que surgen en edades tempranas, pero si no se toman soluciones, este trastorno alimenticio puede devenir en enfermedades peores.

- ¿Qué dolencias pueden aparecer con el paso del tiempo?

- Si la obesidad no se trata, y esto sucede en la mayoría de los casos -un niño que es obeso continúa siendolo cuando es adulto-, pueden aparecer enfermedades como hipertensión, diabetes, colesterol, infartos e incluso algunos tipos de cáncer.

- ¿Cuántos jóvenes podrían padecer este trastorno?

- Creemos que uno de cuatro niños pueden ser obesos, aunque luego también habría otros tantos que tienen sobrepeso, y si no se cuidan, este exceso podría convertirse en obesidad.

- ¿Se incrementa el número de pacientes con este problema?

- Sí, y además nos llama la atención que cada vez llegan más niños con problemas de diabetes del tipo 2. Un trastorno que siempre fue propio de las personas adultas y que ahora comienza a aparecer en edades más tempranas debido a los malos hábitos alimenticios que tiene la sociedad.