El Parlamento gallego dará hoy luz verde a la nueva Ley de Prevención y Defensa contra Incendios. Tras la aprobación de esta normativa, todas las quemas de rastrojos que se realicen en terrenos forestales tendrán que ser supervisadas por un técnico de la Consellería de Medio Rural y en presencia de un equipo de extinción para garantizar que se efectúan en condiciones de seguridad. El impacto de esta medida será importante teniendo en cuenta que sólo en lo que va de año se han autorizado ya 6.432 quemas en los montes gallegos.

Los permisos para prender fuego de manera controlada son distintos dependiendo de si se trata de una zona forestal o de una superficie no arbolada. Si la quema se realiza fuera del monte lo único que se exige es llamar a un número de teléfono habilitado por la Consellería de Medio Rural y solicitar autorización.

Sin embargo, si el fuego se prende en terrenos forestales es necesario solicitarlo por escrito en una oficina municipal y, a partir de ahora, con la aprobación de la nueva Ley de Prevención de Incendios, se requerirá también "de la presencia de personal técnico autorizado para la gestión de las quemas controladas y de equipos de extinción de incendios".

En lo que va de año la Consellería de Medio Rural ha autorizado 6.400 quemas en montes, la mayoría en A Coruña (2.589) y Pontevedra (2.132).

A estas hay que sumar, sin embargo, los fuegos controlados que se utilizan en fincas y explotaciones para deshacerse de despojos agroganaderos-más de 85.059 en lo que va de año-.

No todos los días, sin embargo, se pueden realizar quemas. Como norma general no están autorizadas durante los tres meses de verano y, a mayores, la Xunta puede decidir prohibirlas puntualmente si considera que las condiciones meteorológicas son adversas. Aún así, en los días en los que se conceden permisos el número de quemas en Galicia ronda las 2.000 diarias -unas 300.000 al año-.

La nueva Ley de Prevención de Incendios advierte que si se planta fuego al monte para quemar rastrojos "sin acompañamiento técnico" tal acción será considerada como "fuego intencionado para los efectos de graduación de la sanción".

La normativa que hoy aprueba el Parlamento regula además la creación de franjas de protección alrededor de las urbanizaciones y prohíbe el acceso en verano a los montes con mayor riesgo de incendios, entre otras medidas.

Para la campaña de incendios de este verano estará plenamente en vigor la nueva ley. De momento, durante esta época las tareas de prevención se están centrando en la limpieza y desbroce de los montes. Así, un total de 224 ayuntamientos, con alto riesgo de incendios, tienen de plazo hasta el 31 de mayo para crear franjas de protección alrededor de los núcleos de población que impidan la propagación de las llamas.