Un centenar de trabajadores de Correos se manifestaron ayer en Santiago para reclamar "salarios y condiciones dignas"y expresar su rechazo a la privatización del servicio, en apoyo a las concentraciones que se celebraron simultáneamente en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla.

Al grito de "¡Que viva Zapatero con el sueldo de un cartero!" y portando una pancarta donde se leía "Correos vende al trabajador", los asistentes reclamaron medidas contra "una política basada en el expolio de lo público" para mejorar las condiciones laborales de "más de 65.000 trabajadores de un servicio esencial".

Claudio Pato, miembro de la plataforma de trabajadores de A Coruña, explica que estas agrupaciones pretenden "aglutinar a los trabajadores fuera del aparato sindical" que está "cada vez más de parte del sector empresarial". Pato señaló que, "aunque Correos sigue siendo del Estado", se está "cada vez privatizando más", lo que provoca una precariedad más grande.