Siete operaciones quirúrgicas suspendidas y retrasos en múltiples servicios, como Admisión, Radiología, Laboratorio o Extracciones. Éstas fueron las principales consecuencias admitidas por la Xunta del paro de dos horas, de ocho a diez de la mañana, del personal no médico, que reivindicó ayer mejoras salariales y profesionales, en los hospitales y centros de salud. La Consellería de Sanidade subrayó que los servicios de Pontevedra "no se vieron afectados".

La de ayer fue la segunda jornada de huelga de este colectivo de 7.610 trabajadores, y Sanidade cifró el seguimiento en un 31%, mientras que los sindicatos elevaban la cifra a 79 por ciento. En la provincia de Pontevedra, el departamento de María José Rubio calculó que el paro fue seguido por el 32% del personal. Sin embargo, los sindicatos sostuvieron que la protesta fue secundada por el 85% del personal en Vigo y por el 73% en Pontevedra.

Hoy vuelven a estar convocados a un nuevo paro de dos horas todo el personal del Sergas, excepto médicos y enfermeros. Si Sanidade no atiende sus demandas, el colectivo amenaza con una huelga general de 24 horas para el viernes 29 de marzo, coincidiendo con el paro de médicos interinos. Entonces, la protesta tendría mucha más incidencia, aunque ayer el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, no quiso adelantar acontecimientos y augurar posibles colapsos en la sanidad autonómica. "Hay una negociación en marcha, y quiero evitar la alarma", afirmó.