Así lo acordó la sala de lo penal del Supremo en un auto notificado hoy en el que el tribunal admite su competencia para conocer de esta causa y designa como instructor de la misma al magistrado Julián Sánchez Melgar.

Según fuentes del Alto Tribunal, Cacharro puede ahora acudir a declarar voluntariamente ante el magistrado o esperar a que el Senado autorice su suplicatorio.