El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, contrapuso hoy el "trapicheo constante" ejercido por el Gobierno del PP en el extranjero con el "exquisito comportamiento institucional" que, según él, caracteriza sus viajes y recomendó al PPdeG que "deje las cortinas de humo" y se "preocupe" de sus "imputaciones" de ex altos cargos y recalificaciones "fraudulentas".

En la rueda de prensa posterior al Consello, Touriño rebatió las críticas de la oposición a su visita a Brasil, de la que regresó ayer, y mantuvo que la "transparencia" que marcó la agenda de cinco días que lo llevó por tres ciudades en el país suramericano es "imposible de cuestionar".

Así, insistió en que los "tiempos del trapicheo constante y de la espúrea mezcla entre lo público y lo partidario remataron", puesto que "no forman parte del talante de este presidente". "Ni empanada, ni pulpo, ni comidas, ni carpas, ni petición de voto estuvieron en este viaje, eso lo hacía el Partido Popular y su presidente", sentenció.

Además, después de que los populares denunciasen motivos electoralistas, dada la cercanía de los comicios municipales, Touriño aprovechó para recordar que la visita estaba prevista para el mes de enero, pero que la recta final de la negociación del Estatuto, que finalmente concluyó sin éxito, le impidió materializarla.

CORTINA DE HUMO

Asimismo, defendió que sus cinco días en Suramérica dieron como resultado "una Galicia más fuerte en Brasil de lo que estaba antes" y, por ello, instó a los populares a "dejar las cortinas de humo y las excusas de mal pagador", tras 16 años de viajes en los que denunció que la agenda del ex presidente Manuel Fraga "mezclaba lo institucional y lo partidario". "Lo que se hace ahora no tiene nada que ver", declaró.

De igual modo, recomendó a la oposición "preocuparse" de la imputación por supuesto tráfico de influencias de altos cargos de la Administración anterior y por la "recalificación fraudulenta de terrenos", en referencia a la adquisición de propiedades por parte del empresario y ex presidente del Celta de Vigo Horacio Gómez cuando el actual líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, ostentaba la Consellería de Política Territorial.

Al respecto, Touriño denunció que, para Feijóo, "todo lo que pasaba sea problemas de funcionarios, como si él sólo pasara por lo Xunta", y lo advirtió de las consecuencias que puede ocasionarle su "maledicencia", puesto que hacer política "a base de engañar es un mal camino para quien quiere ser alguien".

VILA DE CRUCES

En esta línea, también acusó a los populares de "inflar un globo que no los lleva a ninguna parte" con la polémica generada por la propuesta del aspirante del PSdeG en Vila de Cruces, Javier Castelo, de contratar un agente electoral en Buenos Aires cuya retribución consistiría en "una cantidad fija y un incentivo por número de votos recibidos".

"No elevemos a la categoría de política sustancial lo que por un error, o lo que fuera, pudiera hacer un candidato en un pueblo de Galicia a la hora de dirigirse en el trabajo electoral de manera interna a otra parte de los compañeros que están en el exterior", demandó.

Según él, ante los procesos electorales, el comportamiento de los partidos debe "garantizar transparencia, perseguir toda irregularidad en la captación de votos y denunciar cualquier irregularidad". En el caso de su partido, aseguró que ésta es la "línea de trabajo", si bien consideró "lógica la efervescencia de alcaldes y candidatos en relación con el voto, aquí y fuera".

"Pero debemos ser exquisitamente cuidadosos y erradicar cualquier irregularidad, que debe ser denunciada", insistió, tras lo que ratificó que "ésta es la norma, la pauta" y concluyó retomando su apelación de "no convertir en elemento central cuestiones de este tipo".