Así, estos operarios podrán acceder a la prejubilación, tal y como ya se recogía para los de empresas principales, siempre que reúnan los requisitos al amparo del Plan del Carbón 2006-2012 y a través de acuerdos con los sindicatos.

Además, dado que las minas gallegas de lignito terminan su explotación extractiva el 31 de diciembre de 2007, se acordó dar prioridad a los proyectos empresariales presentados por Galicia, aprobando ayudas en su máxima intensidad, establecidas en el plan, para todos las iniciativas que cumplan los requisitos y facilitar la instalación de nuevas industrias que posibiliten la recolocación de los excedentes mineros.

El portavoz del BNG en la Cámara baja, Francisco Rodríguez, alertó sobre la desprotección y el problema laboral en los que se encuentran los trabajadores de las empresas auxiliares de las minas de lignito pardo de Endesa Generación de As Pontes y de Limeisa en Cerceda, minas que terminan su explotación a finales de año.

"Se trata de no olvidar que hay trabajadores de subcontratas que llevan más de 20 y 30 años de actividad", afirmó el parlamentario nacionalista, quien aceptó la transacción con los grupos socialista y popular.

Rodríguez advirtió de que en la actualidad "existen contradicciones y soluciones dispares", ya que en Cerceda "no hay expectativas para los trabajadores de las subcontratas", y en As Pontes "existe un acuerdo que recoge la parte, no todos los empleados de las auxiliares".