Atres meses de las elecciones municipales, la tensión política que se vive en la escena estatal se trasladó ayer al Parlamento gallego, donde los socios de gobierno se aliaron para atacar la política urbanística de los municipios donde gobierna el PP, y la oposición respondió aludiendo a supuestos vínculos del BNG con HB, y recordando al PSOE el episodio del GAL. Todo empezó con una pregunta del portavoz nacionalista, Carlos Aymerich, al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, sobre política urbanística.

El diputado frentista dedicó su intervención a relatar las irregularidades denunciadas en consistorios populares en los últimos meses, para concluir que "existe una íntima relación entre el PP y la corrupción urbanística". Touriño recogió el guante, y aseguró que en materia de urbanismo hay que acabar con "comportamientos que mezclan lo privado y lo público, el modelo Arteixo, Ourense y Gondomar".

La respuesta del presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, no se hizo esperar. A Feijóo le tocaba hablar de la crisis de Navantia, pero hizo un paréntesis para asegurar: "Nosotros siempre estamos al lado del Estado de Derecho, nunca fuimos en coalición con partidos terroristas como Herri Batasuna, y nunca presentaremos libros con un ex secretario condenado por sentencia firme arropado por ex presidentes".

La alusión a Rafael Vera, que acaba de publicar un libro que fue presentado por Felipe González, y su implicación en los GAL, fue pasada por alto por Touriño, en su réplica, pero no hizo lo mismo Aymerich, que pidió la palabra expresamente para dejar claro que el BNG nunca formó coalición con HB, en cambio aseguró que el PP sí "lleva franquistas en las listas y se manifiesta codo con codo con fascistas como Sáinz de Inestrillas".

La oposición no dejó morir el debate y José Manuel Barreiro pidió turno de réplica, el cual utilizó para censurar "la hipocresía" de Aymerich, al considerar que su intervención de ayer, reconociendo la labor de la Consellería de Política Territorial, fue "una penitencia pública" tras su rifirrafe con Touriño, en el pleno anterior, a cuenta del caso Ostedijk. Feijóo aludió también a este episodio, y aseguró que ayer el titular de la Xunta y el portavoz nacionalista se habían "reconciliado".

Aymerich contó con el respaldo de Touriño, quien en su siguiente turno de intervención, hablando de becas universitarias, aseveró que su socio de gobierno "nunca" fue en coalición con HB, acusó a Feijóo de "mentir" y le pidió que "retirase lo dicho".

Sin embargo, el líder del Partido Popular no se retractó, y posteriormente su equipo repartió documentación sobre supuestos vínculos de los nacionalistas gallegos en la década de los ochenta con ETA y HB.