X. A. Taboada / SANTIAGO

El perro es el mejor amigo del hombre, pero también lo es de las ovejas, por lo menos el mastín leonés. Este can, que en edad adulta llega fácilmente a los 80 kilos de peso, es el elegido por la Xunta para desarrollar una iniciativa de "convivencia armoniosa" entre el medio natural y la actividad ganadera, ya que actuará como protector de los rebaños de ovejas y cabras frente a los lobos. Sólo el pasado año, los lobos protagonizaron en Galicia 782 ataques que provocaron la muerte de 690 ovejas, 36 cabras y 56 terneros, con unos daños valorados en 52.000 euros.

El programa se puso en marcha el año pasado de forma experimental y, ante el éxito, se ha decidido continuar con él. La Consellería de Medio Ambiente financia el proyecto, que consiste en la compra y adiestramiento de mastines leoneses para luego ser repartidos por la Asociación de Criadores de Ovino e Caprino de Galicia entre sus asociados, 250 ganaderos con 45.000 cabezas de ganado distribuidas en 90 municipios. En 2006 se distribuyeron 30 perros y este año se repartirán otros tantos, que en estos momento están siendo adiestrados en un criadero de O Carballiño.

La elección del mastín leonés como perro pastor no es aleatoria. Este can, de gran envergadura, ha demostrado su eficacia como vigilante de rebaños frente a los ataques de lobos y son usados regularmente en otras comunidades autónomas y en Portugal.

Actualmente en Galicia, según aseguró el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, hay unas 80 manadas con una población total de 550 lobos. Su ataques se producen, sobre todo, en las zonas de Carballo, Melide, Ordes, Sarria, Monforte, A Pastoriza, Chantada, Monforte, A Estrada, Lalín y el sur de la provincia de Ourense. Y no es que produzcan graves pérdidas a los ganaderos -porque son indemnizadas por la Xunta-, pero sí que alteran su ritmo de actividad.

Los mastines servirán también para frenar los ataques de perros asilvestrados, que causan tanto daño como los lobos, pero cuyas pérdidas no cuentan con ningún tipo de ayuda.

En todo caso, Medio Ambiente ha elevado este año la partida destinada a indemnizaciones por lobos hasta los 60.000 euros e incluye la muerte de caballos.