La tensión de la mañana continuó por la tarde, y el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, subió a la tribuna del Pleno del Parlamento, a defender las galescolas con dos fotografías de la manifestación del pasado sábado del PP contra la prisión atenuada de De Juana Chaos. En una se podían ver las muchas banderas españolas que ese día ondeaban en Madrid, y en la otra se contemplaba como uno de esos símbolos era el preconstitucional.

La diputada popular Manuela López Besteiro acusó a Vicepresidencia de no respetar la lengua materna de los niños en las galescolas. Quintana defendió que cumplía la legislación sobre normalización lingüística, y exhibiendo la foto de la bandera con el águila franquista, acusó al PP de "identificarse más" con ella "que con la gallega".

La alusión de Anxo Quintana no gustó en las filas populares, y el portavoz José Manuel Barreiro pidió al número dos de la Xunta que retirara "el insulto", a lo que el vicepresidente se negó, pues, en su opinión, no usó "insultos, sólo una foto con un aguilucho". "Quizás son ustedes los que se están sintiendo identificados", zanjó Anxo Quintana. Barreiro consideró que el dirigente nacionalista "no está a la altura de su cargo".

El debate volvió a animarse cuando el conselleiro de Traballo, Ricardo Varela, retó a Barreiro a demostrar que pactó inversiones públicas con los independientes de Ferreira de Pantón (Lugo) para que se integrasen en el PSdeG. Si lo consigue, Varela prometió dimitir, sino debería ser Barreiro quien abandone la presidencia del Partido Popular de Lugo.