Los padres podrán reservar plaza para inscribir a sus hijos en el colegio, en todos los niveles educativos, a partir del próximo lunes 19. Éste es el paso previo a la matriculación de los niños que tendrá que tramitarse en junio. El calendario se cerrará definitivamente una vez que hoy se apruebe en el Consello de la Xunta el nuevo decreto que regula la admisión del alumnado en los centros docentes. Por primera vez se tendrá en cuenta en la adjudicación de plazas la cercanía del colegio al lugar de trabajo de los padres y se incrementará el control para que las familias no manipulen sus datos fiscales.

n Medidas contra el fraude. Una de las principales novedades que introduce el nuevo decreto de admisión de alumnado es que, a partir de ahora, la Agencia Tributaria suministrará directamente a la Consellería de Educación los datos de renta familiar de las familias. De esta manera, se evitará papeleo a los padres que hasta ahora tenían que encargarse de reunir la documentación para presentarla en las oficinas de la Administración educativa y, al mismo tiempo, se evitarán casos como los ocurridos el año pasado en varios colegios concertados de A Coruña donde se manipularon datos fiscales para conseguir la admisión en estos centros. El nivel de ingresos familiares es, de hecho, uno de los criterios que la Xunta tiene en cuenta para seleccionar al alumnado cuando las plazas en un determinado colegio no son suficientes. Un menor volumen de ingresos familiares otorgará tres puntos dentro del baremo establecido por Educación en el nuevo decreto de admisiones.

n Hermanos. Otro de los criterios que primarán en el acceso a un determinado colegio será que el niño tenga estudiando en el centro a un hermano o bien que uno de sus padres sea trabajador en el mismo. Por esta circunstancia recibirán la máxima puntuación, un total de 5 puntos.

n Proximidad. La cercanía del colegio al domicilio familiar también puntuará con 5. Algunos padres, sin embargo, prefieren buscar un centro para su hijo que quede próximo a su lugar de trabajo. Por este motivo, la Xunta por primera vez tendrá en cuenta entre los criterios de admisión para escolarizar a un niño el "domicilio laboral" de sus tutores.

n Discapacitados. Una discapacidad superior al 33 por ciento tanto del alumno, de alguno de sus hermanos o bien de sus padres también será motivo de peso a la hora de admitir a un determinado estudiante. Igualmente se tendrá en cuenta si proviene de familia numerosa y en el caso del bachillerato y la formación profesional se valorará el expediente académico del alumno.

n Acoso escolar. El nuevo decreto que hoy aprobará el Consello de la Xunta garantiza además la escolarización inmediata de aquellos estudiantes que hayan tenido que trasladarse después de haber sido víctimas de acoso escolar o estén afectados por un caso de violencia de género.

n Concertados. En ningún caso los colegios podrán condicionar la matrícula al resultado de una prueba de ingreso. Los centros concertados tampoco podrán obligar a las familias a realizar aportaciones económicas.