Los hechos se produjeron a las 13.15 horas de ayer y hasta el lugar acudieron efectivos de bomberos además de los policiales, quienes pudieron comprobar que el fuego se inició en una pista que limita con la parte posterior del centro escolar, aunque según aclararon, el incendio no tuvo incidencia en él ni provocó daños en las personas, puesto que los alumnos permanecían en el colegio a esas horas.

Los trabajadores del colegio afirmaron percibir el olor al humo, pero precisaron que el fuego se propagó por la vegetación y que en ningún momento el centro corrió peligro ni hubo ninguna persona afectada. En cuanto a la superficie quemada, unos 2.000 metros cuadrados de monte vecinal y particular, en la mayoría de los casos era bosque de pinos en el que también había maleza.