Del total, 153 se debieron a delitos de robo, 131 por lesiones, 90 por causas sin determinar, 53 por daños, 42 por robo y hurto de vehículos, 37 por hurto, 18 por delitos contra la libertad y 16 por atentados, resistencia y desobediencia a la autoridad.

A mayores, las cifras indican que las autonomías con más menores condenados por el sistema judicial en el 2005 son Andalucía (3.848), Cataluña (2.618), Madrid (2.039) y Canarias (1.484), mientras que detrás se sitúan Valencia (1.436), Castilla y León (848), País Vasco (720), Baleares (677), Castilla-La Mancha (663), Murcia (608), Galicia (567), Aragón (423), Asturias (353), Extremadura (280), La Rioja (123), Cantabria (117) y Navarra (111).