V. R. /X. A. T. / Ourense/Santiago

Los dos principales aspirantes a suceder a Manuel Fraga, Alberto Núñez Feijóo y José Manuel Barreiro, apelaron ayer a la "libertad" para justificar la presentación de candidaturas alternativas a la presidencia del PP de Galicia, por lo que en principio no habrá lista de consenso. Ambos pidieron "transparencia" en un proceso que se "organizará desde Galicia" y sin injerencias de Madrid, pero Núñez Feijóo reclama algo más: juego limpio. "El proceso de sucesión abrirá una nueva etapa en el partido que debe empezar sin trampas, con transparencia y con la votación en libertad de los compromisarios", dijo el que fuera vicepresidente primero de la Xunta.

Feijóo y Barreiro se reunieron el pasado sábado cerca de Perbes (A Coruña) con el fundador del PP en una comida privada y durante su transcurso le comunicaron su intención de competir por la presidencia del Partido Popular de Galicia, lo que descarta una alianza de los dos políticos para firmar una candidatura conjunta.

"Las personas que así lo consideren, deben poder presentarse para liderar el partido", comentó Feijóo en Leiro (Ourense), donde fue el pregonero de la Festa da Vendimia. Aseguró que tanto él como Fraga y Barreiro estuvieron de acuerdo -en la comida- en que el congreso que determine la sucesión tendrá que ser "abierto", "porque no es bueno tener miedo a la libertad".

Para el ex vicepresidente primero, lo fundamental del cónclave es que los compromisarios "en libertad" decidan el nombre del relevo y por eso descartó que se pueda lograr una candidatura de consenso y también la existencia de cualquier directriz por parte de la dirección del PP.

Feijóo avanzó que anunciará su decisión, de competir oficialmente por la sucesión o retirarse, en el momento en que se convoque el congreso, que se celebrará en diciembre o enero.

Clima de participación

En coincidencia con Feijóo, Barreiro no ve nada negativo en la presentación de varias candidaturas para relevar a Manuel Fraga y reclama transparencia y libertad. "Debe darse un clima para que todo el que quiera pueda participar", declaró a Europa Press.

"No es malo que haya varias candidaturas, ya que será un momento de debate interno y de discusión, en el sentido positivo", dijo. A su juicio, de la existencia de alternativas a la presidencia del PP gallego no se puede sacar la conclusión de que son síntomas de debilidad.

Sobre el congreso extraordinario en el que se abordará la sucesión de Fraga, Barreiro indicó que "se organizará desde Galicia", dentro del marco que se define en el funcionamiento del partido, aunque señaló que eso "no es incompatible" con la participación en el proceso de los miembros del PP nacional, sobre todo teniendo en cuenta el origen gallego de Mariano Rajoy.

El presidente del PP de Lugo entiende que "no se va a dar" ingerencia por parte del PP de Madrid en las decisiones que se puedan adoptar en el congreso. En cualquier caso, consideró normal y lógico que el presidente del PP nacional participe en el cónclave de los populares de su tierra.