Poco después de las 11:30 horas llegaba a Verín el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, que, acompañado por una comitiva de catorce coches, recorrió algunas de las zonas más afectadas por las llamas en Vilardevós. Flanqueado en todo momento por los alcaldes de la comarca de Monterrei, y con el regidor de Vilardevós, José Luis Pérez, como guía improvisado, Touriño pudo conocer sobre el terreno "el intenso resultado" de unos incendios "dantescos", comentaba a los presentes.

Durante el recorrido por los montes de Vilardecervos, en el que estuvo acompañado por el titular de Medio Rural y el director xeral de Montes, Touriño pudo comprobar el desolador aspecto que presentan los montes de la comarca, mientras que los alcaldes le destacaban cómo se habían salvado de las llamas las casas más próximas al fuego, intactas gracias a lo que algunos calificaban de "milagro". La anécdota de la jornada la protagonizó una vecina que, de la mano de su nieta, se encontró con la comitiva y saludó Touriño, al que no reconoció hasta que fue advertida por un familiar.

El recorrido estuvo amenizado por conversaciones acerca del vino de la comarca y el tipo de masa forestal calcinada. Al final de la mañana, Touriño se fijó en una parilla de un fuego en el margen de la carretera, lo que dio pie a ciertos comentarios sobre la nueva ley contra incendios y la prohibición de utilizar estos artefactos en el monte.

Como final de la visita, Touriño cogió un helicóptero para sobrevolar la comarca, cuando se advertía de nuevo humo en Laza.