Los tres principales sindicatos agrarios gallegos convocaron ayer a los ganaderos a salir a la calle el próximo viernes día 2 para exigir al Gobierno y a la Xunta que busquen una salida al pago de la multa que les impuso la UE por superar la producción de leche asignada para la campaña de 2004. Esta protesta será la primera medida de presión y las organizaciones agrarias prevén una segunda manifestación para el 15 de septiembre.

Unións Agrarias y Xóvenes Agricultores mantuvieron ayer una reunión en la que decidieron sumarse a la movilización promovida por el Sindicato Labrego Galego. Su prioridad es conseguir un aplazamiento al pago. Una vez que logren ganar tiempo, esperan que el Gobierno central y gallego les ofrezcan alternativas para mitigar esta sanción económica.

La CE ha impuesto a las explotaciones gallegas una sanción de ocho millones de euros. Esta medida afecta a 3.500 granjas, que tendrán que abonar una media de 3.000 euros. A la espera del resultado de las negociaciones, los primeros pagos tendrían que efectuarse en un mes.

El conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, se mostró respetuoso con la decisión de los sindicatos de convocar una manifestación, aunque aseguró que la Xunta se mantendrá al margen y trabajará desde el ámbito institucional.

Así, informó que ha mantenido contactos con el Ministerio de Agricultura. "Debe buscar soluciones que mitiguen el impacto por la multa, para que no haya cierres de explotaciones", aseguró.

Amenaza

El conselleiro admitió que la multa representa una amenaza para la continuidad de algunas explotaciones lácteas. Recordó que, durante la última campaña, el 93% de las granjas gallegas intentaron comprar más cuota para ampliar la cantidad de leche que les permite producir la UE. A juicio de Suárez Canal, esto demuestra el interés de los ganaderos por mantener a flote el sector. El responsable de Agricultura avanzó que se reunirá con el sector el 6 de septiembre. Para entonces espera que el Gobierno haya puesto sobre la mesa alguna propuesta.

La posición del Ministerio de Agricultura y Pesca está recibiendo duras críticas por parte de los sindicatos gallegos. La secretaria del Sindicato Labrego Galego, Lidia Senra, lamentó ayer en declaraciones a la TVG el "silencio" de la responsable de este departamento, Elena Espinosa, de la que lamenta que, pese a ser gallega, no se haya manifestado todavía respeto a este problema. "Esperamos que se siente a negociar", dijo la responsable de esta organización.